lunes, enero 31, 2005

Splunge

Splunge es un programa de humor de TVE. Es lo mejor que he visto desde Ni en vivo ni en directo. Te ries sin querer.

Lo peor es reírse sola. Encerrada.
Herber West me pide que le diga qué tiene que responder.

No entiende que a mí se me ahogaron hace tiempo. Que lo pueril es callarse, si es que él quiere callarse. Pero yo no puedo hablar más.

Si me preguntaran, diría que no. Que la gente no tiene derecho a hacer lo que quiera. Que no tenemos derecho a ser crueles, impíos, egoístas ni amorales. No cuando eso supone provocar sufrimiento, o pasar de largo ante él. Eso diría yo.

Pero Herber West ya no tiene nada que decir.

Que acabe esto, por favor. Que nadie responda más. Que asuman de una maldita vez que sólo viven de sí mismos y de sus copas de vino, y ya está. No es tan importante no ser una buena persona, de todos modos.

domingo, enero 30, 2005

Reflexiones obligadas

(Otra situación rocambolesca: mientras una actriz de comedia venida a más recoge un Goya poniendo a parir a los técnicos de sonido de la Gala del Cine Español, yo vengo aquí a hablar de genocidios).


Doc me decía hace un par de tardes que le había chocado que no hablase del 60º aniversario de la evacuación de Auschwitz aquí. No le choca que no comente la realidad: le sorprende que uno de los temas alrededor de los que más hablamos, de los que más he hablado y estudiado, no haya tenido sitio aquí.

La respuesta no es otra que el aniversario me ha pasado inadvertido. Lo revisito a menudo, ciertamente, pero me sorprendió ver la portada del semanal de El PAÍS de la semana pasada. Se trataba de la puerta de Birkenau. La sensación fue tremenda: regresé allí, con Kasiren y Herber West, a nuestro viaje en memoria de la abuela de ella, en la primavera de 2003. El mismo día que los marines abrieron fuego en Irak.

Fue una visita agria sobre algo ya de por sí amargo. Nos acompañaba un instituto de Tel Aviv, guiados por un rabino hasídico y varios profesores. Fuimos empujados impunemente, expulsados de las salas a gritos por los chicos, dueños y señores de la memoria de los demás. Les hice una foto, fotografiándose a su vez, bandera en mano, sonrientes, inconscientes, delante del depósito de cabellos de mujer. Delante del patíbulo. Delante de los hornos crematorios.

Creo que soy la única visitante del complejo que salió de Auschwitz luchando contra pensamientos antisemitas.

Y alrededor de todos nosotros, el frío calando los dos pares de calcetines y las botas. El mismo frío que calaba entonces los zuecos de madera de los prisioneros.


Del aniversario no es necesario decir nada que no haya dicho ya todo el mundo: los campos son lugares que te dejan sin nada que decir durante horas; y de los que no paras de hablar cuando pasan unos días. Al margen de discursos de genocidas profesionales (Sharon, Putin, Bush), no hay nada que decir. Nada diferente de lo que he dicho y seguiré diciendo sobre ellos. Tan sólo quiero reivindicar su existencia, la necesidad de visitarlos si se tiene ocasión. No es posible entenderlo sin estar allí. No es posible medirse como persona, como pacifista, si no se ve con los propios ojos.

jueves, enero 27, 2005

Fuera de clase

A. no me habla.

- Hoy se puede hablar de maricones, ¿no, profe? Como los dos de clase no están...

Y como "los dos" son, además, E. y Bs., he echado a voces a A. de mi aula y le he llamado impresentable hasta quedarme a gusto.

Mer me da su bendición.


Ojalá resolver todas las situaciones de clase fuera tan sencillo.

martes, enero 25, 2005

Ladran, Sancho

Es muy difícil tomarse en serio este país mientras en la tele anuncian un coleccionable de Furgonetas de antaño en miniatura, pero lo intentaré, porque, ahora que se me ha pasado la inquietud del último post, he vuelto al mundo real.

Y otra vez Pilar.

Ya es bastante terrible que, en un país teóricamente desarrollado y democrático, un ciudadano no pueda unirse a una manifestación en la calle sin los 30 escoltas reglamentarios, sin su cargo de Ministro; únicamente como persona y acompañado de su mujer; sin ser agredido a banderazos por unos terroristas a cara descubierta. Ya lo fue ver cómo el ministro Bono lloraba para evitar el enfrentamiento de la policía con los fascistas de turno, siempre dispuestos a emplear sus "argumentos" favoritos. Ya lo era.

Pero más aún lo fue ver en la televisión a aquellas mujeres desatadas gritando su nombre, Pilar, exigiendo verle la cara en aquella manifestación del terrorismo nacional, del fascismo que ya nos arrebató la democracia (y a más de 100 000 compañeros) hace 70 años.

¿Quién te exige a ti nadie nada, compañera?

¿Y con qué derecho?

¿Por qué nadie ha pensado que ya está bien de que nos justifiquemos siempre los mismos, pero sobre todo, que tú eres la que menos de nosotros tiene que justificar, porque ninguno podemos justificar lo que sufres (y lo que seguirás sufriendo)? ¿Por qué la agresión que sufría tu nombre, la peor de las agresiones fascistas del viernes, es la que menos han difundido?

¿Tan frágil es la memoria de este país?


Si ser española significa tener por iguales a esos bastardos, no quiero serlo. Ni siquiera en el pasaporte. Reniego de su Patria, su Himno y su Bandera. Reniego de su Unidad sacrosanta y su Intachable Constitución. Reniego de todos los símbolos que nos han impuesto, a cambio de una democracia de la Señorita Pepis.

Saben que ya no nos mandan, y tienen síndrome de abstinencia.

Ladran, Sancho. Será que cabalgamos.


domingo, enero 23, 2005

The eyes of the beholder

Mi contador también capta quién se asoma a la Campana por la grieta en el cristal.

Entra luz. A veces, escucho el exterior. Y además he decorado la última zona de mi piso que quedaba vacía. No desprecio mi soledad aquí dentro. Pero no la he buscado. Es más, me la han impuesto. Cuando veo visitas como esta, a través de las ranuras, a escondidas, siento una mezcla de la antigua ternura. Pero mis sentimientos de ahora, después de todo lo que ocurrió, distan mucho de ser tiernos.

En Nochebuena resolví que dejaría las ranuras abiertas, que todo aquel que se asomara a este blog sería bienvenido. Pero no puedo olvidar que algunos de mis visitantes me negaron su amistad cuando se la exigí, su compasión cuando se la supliqué, y no me dejan a solas cuando creía que ya se les había olvidado hasta mi nombre.

Como no puedo discernir los motivos que tienen los humanos para comportarse, tampoco tengo poder para juzgarlos. Yo menos que nadie puedo decir qué está bien o qué está mal. Así que, si La Campana de Cristal puede aliviar lo que quiera que sienta el observador, estará bien. Incluso si se asoma a través de sus ranuras.

Pero no dejo de recordar; y cada recuerdo me hace revivir la pesadilla.



¿Esto buscas? ¿A Blue Thing o a su reflejo deforme?

Mother the doctor knows something is wrong
Cause my body has strange information
He's looked in my eyes and knows I'm not a child
But he doesn't dare ask the right question

Mother my friends are no longer my friends
And the games we once played have no meaning
I've gone serious and shy and they can't figure why
So they've left me to my own daydreaming

What price to pay
For bad wisdom
What price to pay
For bad wisdom
Too young to know
Too much too soon
Bad wisdom
Bad wisdom

Mother you've taught me the laws are so fine
If I'm good that I will be protected
I've fallen through the crack and there's no getting back
And I'll never trust whoever gets elected

Mother your eyes have gone suddenly cold
And it wasn't what I was expecting
Once I did think that I'd find comfort there
And instead you've gone hard and suspecting

What price to pay
For bad wisdom
What price to pay
For bad wisdom
Too young to know
Too much too soon
Bad wisdom
Bad wisdom

Mother I'm cut at the root like a weed
Cause there's no one to hear my small story
Just like a woman who walks in the street
I will pay for my life with my body

What price to pay
For bad wisdom
What price to pay
For bad wisdom
Too young to know
Too much too soon
Bad wisdom
Bad wisdom

Esta aparência de vida

Tras la pequeña muerte las lágrimas resbalaron tontamente por mi cara, todavía enrojecida.

A veces añoro con tanta fuerza que sólo pensar en vivir un día más me hace daño. En los momentos más insospechados y menos apropiados, el duelo me muerde.


Pero hace un momento me he dado una vuelta reparadora por el reino de José:

Está bem, tens razão
em te quereres matar.
Viver é uma ofensa
que suscita indignação...

Mas por agora, adia...
É apenas um breve convite,
deixa para outro dia.

Está bem, tens razão
em quereres dar-te um tiro.
Um dia fá-lo-ás
com determinação.

Mas por agora, adia...
É apenas um breve convite,
deixa para outro dia.

Esta aparência de vida
tornou antiquado o suicídio.
Esta aparência de vida, senhora,
não o merece...
só uma melhor.

(Franco Battiato: L'ombrello e la macchina da cucire. Letra M. Sgalambro)

C-U-A-R-E-N-T-E-N-A

Al maestro Scorsesse le perdono, pero espero que no se me adelante nadie más mostrando las dos caras de la locura.

Anoche vi The aviator con Herber West. La mesa separaba al personaje del hombre: por encima, la estrella, con rostro de estella, que se come al público con los ojos azules más afilados que he visto en pantalla. Bajo el tablero, un hombre. Una mano aterrorizaba que rasca la rodilla temblorosa hasta hacer sangre en su propio cuerpo. Y nadie lo ve.

Nadie lo vio. Leí sobre Howard Hugues a través de las memorias de Howard Hawks. Habla de su amigo como un gamberro amable y encantador, muy bruto, con el que cualquiera lo pasaba bien. Hasta la película, no tenía ni idea de que sufriera un transtorno obsesivo-compulsivo. No me imaginaba, creo que nadie lo ha hecho, que ese hombre pudiera lograr todo lo que logró sufriendo tanto como sufría.

Me alegro de que sus amigos le recordaran como un gamberrete. Eso le habría gustado.

sábado, enero 22, 2005

Estamos hechos de la materia misma de los sueños

Anoche, Blogger no funcionaba. Esta mañana, no funcionaba Internet. Así que hasta ahora no he podido dejar aquí mi memoria de la representación de ayer de La Tempestad. Aunque no encuentro palabras para describir lo hermosa qué fue. Si ya el texto es prodigioso, más aún lo fue ver el montaje de Ur, con toda la compañía volcada a su servicio.

El último Shakespeare que vi fue El Rey Lear, hace casi dos años, en La Abadía de Madrid; y me es imposible recordar una obra de teatro más hortera. No sé si lo más fastuoso fue Reagan con su imitación de Armani negro y la purpurina verde por la cara, o la compañía entera ganándose al público a gritos de "No a la guerra", que era lo que se llevaba en ese momento para ser un artista comprometido. No escuché que dejaran su sitio en el teatro para ninguna reunión de las que se hicieron entonces. Qué espanto.


Supongo que para un director de teatro debe de ser algo frustrante que el texto valga tanto por sí mismo que él no sea más que un vehículo. Pero es así con Shakespeare, y con muy pocos más. Si nos falta la humildad suficiente para entenderlo, hay miles de obras de teatro que representar. Supongo que es difícil enfrentarse a ello.

Pero ahí está Próspero para enseñarnos. Al menos, yo lo entendí así anoche. Cuando finaliza la tempestad y Ariel queda libre, el Duque de Milán deja la Magia... y entonces hace su discurso más bello. Las más hermosas frases del maestro envejecido:

And now my charms are all o'erthrown
And what strength I have's mine own
Which is most faint; now t'is true
I must here be released by you

But release me from my bands
With the help of your good hands
Gentle breath of yours my sails
Must fill, or else my project fails,
Which was to please. Now I want
Spirits to enforce, art to enchant
And my ending is despair,
Unless I be relieved by prayer

Which pierces so that it assaults
Mercy itself and frees all faults
As you from your crimes would pardon'd be
Let your indulgence set me free.

(qué pena no poder ofrecerlo en español...)


(Waterhouse. Miranda)


Intento escribir aquí como si fuera Ariel, pero tengo mucho de Caliban. Pero hay demasiado en mí, de ese Discurso de Próspero. Busco la indulgencia.

jueves, enero 20, 2005

Dos poetas

Uno compartido:
Tengo pena y no respondo.
Mas no me siento culpado
porque en mí no correspondo
al otro que en mí has soñado.

Cada uno es mucha gente.
Para mí soy quien me pienso,
para otros -cada cual siente
lo que cree, y es yerro inmenso.

Ah, dejadme sosegar.
No otro yo me sueñen otros.
Si no me quiero encontrar,
¿querré que me halléis vosotros?
(Fernando Pessoa)

Regalada a mi alumno más joven, R., que será, como él, un enorme poeta con el tiempo, si de mí depende. Portugueses, ¿quién de vosotros me dejará el poema original en los Comments?


Otro, un feliz descubrimiento desde Fora do Mundo

miércoles, enero 19, 2005

"Time for Diplomacy"

La demostración viviente de que el Mal no discrimina por sexo ni por raza, la inefable Condoleeza Rice, ha declarado con su mejor sonrisa que es la Hora de la Diplomacia, y no la de las invasiones (también es menos creíble lo de las armas de destrucción masiva en Zimbawe, pero esa historia será contada en otra ocasión).

Ninguno de los graciosos oficiales que pueblan las calles de esta ciudad pensará en ello, pero ¿alguien ha relacionado este minúsculo cambio de intenciones con la retirada de las tropas españolas?

¿O seguirán haciendo chistes sobre por qué Bush no contesta a la única llamada del presidente ZetaPé?

Zanshin, la presencia del espíritu

Cuando se habla del objetivo de la práctica del Budo, este puede variar en cada
individuo. En lo que a mí me concierne, llego siempre a la misma conclusión final, que
es para perfeccionarme a mí mismo.
(Yoshimitsu Katsuse, Maestro de la Escuela de Sui O Ryu)

Hoy he vuelto al Dojo. Y he recorrido todo el entrenamiento. La última Bushi de la Escuela ("¡¡Que no corras, Blue Thing!!").




(Kendo Kanji)

martes, enero 18, 2005

Yo estuve allí

Mi querido Me., quizá te resulte muy duro ver el escaparate del terror en que él se ha convertido, pero espero que me creas cuando te digo que él está ahí, debajo, en el infierno. Quizá la gente intente consolarte diciendo que no sabe qué decirte: yo, por lo menos, algo sé que te pueda decir, porque he estado allí muy a menudo.

Si alguna vez sientes miedo, contrólalo: él está mucho más asustado que tú, y además no puede controlarlo.

Si se comporta con agresividad, piensa que mucho antes, sin que lo supieras, probablemente se golpeó. Quizá en la calle, con el puño, o con la cabeza. Quizá se arañó o se cortó. A veces lo hacemos para castigarnos; a veces, para llamar la atención; a veces, para que el demonio no haga daño a otros.

Si te insulta, o si te dice cosas que te hagan daño, súfrelo. Llora si tienes ganas. Pero cuando se te pase, piensa que es su forma enferma y descontrolada de suplicar, de gritarte que le ayudes.

Cuando esté preso de la euforia, y parezca salvajemente feliz, abrazale y dile que le quieres. Y cuando se le pase y la depresión se lo coma, vuelve a hacerlo. Y, si parece que no te entiende, vuelve a hacerlo. Y si un día está adormilado y no te reconoce, hazlo de nuevo.

El día que parezca estar bien, alégrate con él. Pero no olvides al demonio. Piensa que él lo recuerda siempre. Y siempre sufre por ello. Piensa en su terror a recaer. Házselo lo más ligero posible, y no sufrirá también por ti.


Algún día los dos lo recordaréis. Ahora sólo puedes esperar y amar. No intentes comprender: nadie puede comprender el infierno. No intentes entrar en su mundo: nadie puede entrar en las campanas de cristal.

Desde aquí, rezo cuanto sé por vosotros.

lunes, enero 17, 2005

Y otro regalo (de despedida)

Asomo la cabeza por una grieta de la campana y me encuentro con que se han ido Agustín González, a quien seguro echaré de menos, y Victoria de los Ángeles (a quien acabaré echando de menos porque no parece que vaya nadie a sustituirla, en esta España de sainete).

Aquí les dejo un mapa para su viaje.




Vive con compasión.
Trabaja con compasión.
Muere con compasión.
Medita con compasión.
Disfruta con compasión.
Cuando surjan los problemas
Experiméntalos con compasión.
(Lama Zopa Rimpoché)

Un regalo que hice a mis alumnos

ofelia Posted by Hello
Ofelia, de Millais

domingo, enero 16, 2005

Ha cancelado su suscripción a mailing list

Bueno, una cosa más que he dejado. Sé que nadie me echará de menos. Espero que a partir de ahora me olviden de una puñetera vez y me dejen tranquila.

sábado, enero 15, 2005

Solitude

Una cita de José a Blue Everest, y algunos correos, me han recordado que sí existo (mais no quiere decir que sea real... :)



Y Ella ha vuelto a cantarme al oído.

Solitude stands by the window
She turns her head as I walk in the room
I can see by her eyes she's been waiting
Standing in the slant of the late afternoon

And she turns to me with her hand extended
Her palm is split with a flower with a flame

Solitude stands in the doorway
And I'm struck once again by her black silhouette
By her long cool stare and her silence
I suddenly remember each time we've met

And she turns to me with her hand extended
Her palm is split with a flower with a flame

And she says "I've come to set a twisted thing straight"
And she says "I've come to lighten this dark heart"
And she takes my wrist, I feel her imprint of fear
And I say "I've never thought of finding you here"

I turn to the crowd as they're watching
They're sitting all together in the dark in the warm
I wanted to be in there among them
I see how their eyes are gathered into one

And then she turns to me with her hand extended
Her palm is split with a flower with a flame

And she says "I've come to set a twisted thing straight"
And she says"l've come to lighten this dark heart"
And she takes my wrist, I feel her imprint of fear
And I say "I've never thought of finding you here"

Solitude stands in the doorway
And I'm struck once again by her black silhouette
By her long cool stare and her silence
I suddenly remember each time we've met

And she turns to me with her hand extended
Her palm is split with a flower with a flame


miércoles, enero 12, 2005

Herber West y compañía

El viernes habrá partida. Alguien ha escrito un mensaje que Tenso me ha reenviado. Se convoca a los jugadores y se indica una postdata:

PD: haced el favor de reenviarlo a Herber West y compañía, gracias

Ahora no sólo no tengo dirección de e-mail: no tengo ni nombre.


Me pregunto qué significa que cien portugueses vean hermosa a Small Blue Thing, si la persona que se esconde tras ella ni siquiera existe.


Vanitas vanitatum

Esta mañana, leía en The woman in white:

I loved her.

Ah ! how well I know all the sadness and all the mockery that is contained in those three words. I can sigh over my mournful confession with the tenderest woman who reads it and pities me. I can laugh at it as bitterly as the hardest man who tosses it from him in contempt. I loved her ! Feel for me, or despise me, I confess it with the same immovable resolution to own the truth.


Y esto es lo que me dice Herber West. Pero no me lo creo. No sabía que él pudiera amarme así, que pudiera amarme tanto.


Y esta noche, me llevo una nueva sorpresa: desde que, anoche, la Cura di sé me llevó Fora do mundo, he recibido más de cien visitas desde Portugal. Me siento agradecida, pero también muy abrumada. ¿Qué pueden ver en estas anotaciones? ¿Qué belleza ve José que yo misma no veo?

martes, enero 11, 2005

Acabo de leer en The woman in white que la sra. Fairilie tenía el mismo problema que yo, escribiendo tanto y tan a menudo de sus pupilos... ;)
- Blue Thing, me he comprado la película que me dijiste por 10 euros.

- ¡Hasta que la encontramos...!

- Blue Thing, ¿vas a llevarnos de excursión este trimestre?

- Blue Thing, no hemos hecho los trabajos que nos mandaste... ¿Nos vas a subir la nota de todos modos?

- ¿Y si los hacemos de aquí al viernes?

- ¡O al viernes que viene!



Estoy en casa de nuevo. Aquí soy feliz.

lunes, enero 10, 2005

Ética blogista

(según Fora do Mundo)

Escrever como se ninguém lesse.
Escrever sabendo que alguém sempre lê.

Music will provide you a light you've never seen

Gracias, R.E.M.

No puedo decir otra cosa.


(To my U.S. pals, Hagfish , rich, and every one else).
As I raise my head to broadcast my objection
As your latest triumph draws the final straw
Who died and lifted you up to perfection?
And what silenced me is written into law.

I can't believe where circumstance has thrown me
And I turn my head away
If I look I'm not sure that I could face you.
Not again. not today. not today.

If hatred makes a play on me tomorrow
And forgiveness takes a back seat to revenge
There's a hurt down deep that has not been corrected.
There's a voice in me that says you will not win.

And if I ignore the voice inside,
Raise a half glass to my home.
But it's there that I am most afraid,
And forgetting doesn't hold. it doesn't hold.

Now I don't believe and I never did
That two wrongs make a right.
If the world were filled with the likes of you
Then I'm putting up a fight. I'm putting up a fight.
Putting up a fight. make it right. make it right.

Now love cannot be called into question.
Forgiveness is the only hope I hold.
And love- love will be my strongest weapon.
I do believe that I am not alone.

For this fear will not destroy me.
And the tears that have been shed
It's knowing now where I am weakest
And the voice in my head. in my head.

Then I raise my voice up higher
And I look you in the eye
And I offer love with one condition.
With conviction, tell me why.
Tell me why.
Tell me why.
Look me in the eye.
Tell me why.

domingo, enero 09, 2005

Diecinueve horas. Sólo 19 horas...


the bull and the bear are marking their territories
they’re leading the blind with their international glories
I’m the screen, the blinding light
I’m the screen, I work at night.
(Daysleeper)




sábado, enero 08, 2005

Sed Fortuna non iuvat

Intento dar una interpretación inteligente de mi visión de Alejandro Magno, esta noche. No es en abosluto una mala película _salvo por los atronadores "¡Eh, estoy aquí!" de Vangelis :(


Y, sin embargo, me cuesta hablar de esa historia, magnífica en su forma, y triste en su fondo de hombres solos y perseguidos por el fatum. Quisiera poder hablar mejor de cuánto me han inspirado algunas de sus imágenes _las menos grandilocuentes_ y muchos de sus diálogos.

Pero parece que, de vuelta en esta ciudad que me muerde, la Fortuna no me sonríe, y las palabras me han abandonado...

... y más cuando lo que encuentro en Internet para enlazar aquí es... esto.

jueves, enero 06, 2005

Quiero aprovechar al máximo las horas que me quedan aquí. Mañana estaré de nuevo en mi ciudad; y, aunque deseo como nunca abrazar a Herber West, no quiero volver. Nada me queda en Madrid, salvo un recuerdo en cada rincón. De tiempos en los que fui más feliz, aunque estuviera viviendo una mentira. De amigos que no volverán. Esto parece otra vida. Es muy extraño.



PS: He econtrado una asociación local de Sri Lanka que admite donaciones a través de Paypal (internacional, pero sin comisiones bancarias). Su web es www.sarvodaya.org.

miércoles, enero 05, 2005

Nice Gmail accounts for you!

(if you want to read the Spanish version, go here).

Celebrating the Twelft Night in spanish style, I'll give a present for you, those who look at The cristal jar. I have 50 invitations for new Gmail accounts _some of them are mine, and the other ones belong to Herber West, who is pleased of offering them here for all of you.

Remember what I wrote about Gmail invitations last week? Surfing in the Web I've found really big lists of people begging for them. There are pals who sell them on eBay... and pals who pay. Anyaway, I have already wrote that even myself suffered the 'Excluded nerd syndrome' when my old friends did got their Gmails and they forgot me. But I passed over it! ;)


So, if you really do want to know and use the Gmail service _which is excellent, at all. If you want to join the Gmail club for perfect nerds... You only have to ask for at this Post comments. You don't need to give anything in exchange. I don't want more visits, nor being included in any ring, nor being stumbled in the Web, nor being reccomended by you. Nothing, really. It's only because I hate selected clubs. And it will be a pleasure making a
sabotage.

I only ask for you to give a nice use of your accounts and, of course, your own Gmail invitations. Please promise _and do you'll give them to anyone who asks you for. Don't make bussiness with them, nor economical, nor emotional. That's the only one condition.

I'm waiting.

¡Al rico Gmail!

Para celebrar la Noche de Reyes, como es costumbre en España, quiero comunicar a quienes me lean que regalo 50 invitaciones cincuenta para activar cuentas de Gmail. De tres que tenía, me han dado por mi cara bonita otras cuarentaytantas, y las demás las ha cedido graciosamente Herber West.

Así, quienes queráis probar cómo va este excelente servicio _ a la vez que uniros a este selecto club de nerds perfectos_, sólo tenéis que pedírmelo en los comentarios de este post.

¿Recordáis lo que escribí sobre Gmail la semana pasada? He visto listas enteras de gente que suplica -literalmente- una invitación. Se venden en eBay, y hay quienes pagan por ellas. En fin, ya escribí aquí que yo también padecí un poco el síndrome del nerd excluido cuando mis amigos se regalaron cuentas entre ellos, y no me enviaron ninguna a mí. Pero lo superé enseguida.

No tenéis que dar nada a cambio de la invitación: ni enlazar mi blog, ni mencionarme en lugar alguno, ni nada de nada. Sólo os pido a cambio el compromiso, escrito aquí, de que utilizaréis vuestras invitaciones correspondientes para regalarlas a quien os las pida, sin especular con ellas. Ni económica, ni emocionalmente.

Quedo a la espera.

martes, enero 04, 2005

¿Contrato con Dios?

Es lo malo que tiene: el vacío de La Campana hace que algunas noticias del exterior lleguen tarde y mal, o ni siquiera lleguen.

Ayer tres de enero murió Will Eisner. Para quienes queráis saber más sobre él, os dejo el enlace a su web oficial, in memoriam.


Lo primero que leí de él no fue The Spirit, sino Viaje al corazón de la tormenta y, casi al mismo tiempo, Contrato con Dios. Todavía sigo pidiendo títulos suyos a la biblioteca del barrio, para forzar más compras de su obra. Y espero poder presentárselo a mis alumnos la semana que viene (a los de Primero, al menos). Estos son los trabajos que os recomiendo a todos. Cualquier cosa que yo pueda decir de él sería inútil.

Si tenéis tanta suerte como tuve yo, haceos con su obra.

www.papiermachete.com

lunes, enero 03, 2005

Un chimpancé hipomaníaco

Acabo de conocer por el telediario a Nico, un chimpancé con transtornos depresivos que se autolesiona. Su antiguo dueño le trataba como a un hijo; le ponía ropita y pañales y le daba pasteles. Ahora, Nico ha sido abandonado por sus nuevos dueños, y en el Santuario, se hace heridas y se ha roto la muñeca para que los seres humanos vuelvan a abrazarle.

En la Fundación Mona son optimistas: creen que Nico se curará pronto y será feliz en su Santuario, casi en libertad, haciendo su vida junto a otros chimpancés. Espero que tengan razón y que Nico deje de sufrir. Pero su historia me recuerda por qué acerté cuando decidí pasarme a Letras en el último momento: si hubiera seguido con mi plan de estudiar Biología, habría sido una naturalista infame. Yo sí le habría abrazado (aunque nunca le daría pasteles).

Amapolas de acero

La señora V. ha empezado mal el año. Su hija volvió a Sevilla un día antes de Nochevieja, y su hijo ni siquiera se ha acordado de llamarla por teléfono. Después de tres días en la cama, ha llegado llorando al Centro. Y todas las viejas del aula se han tirado encima de ella, abrazándola. Incluida mi abuela. Todas llorando. Todas juntas, como en la película de Sally Field (pero con unos cuantos años más, menos sureñas, y más manchegas).

Era realmente triste verlo, pero también conmovedor contemplar a las 20 ancianas haciendo piña. Y eso es lo que me ha dado el empujón para materializar aquí una idea que me rondaba desde hace días; en realidad, desde que visité por vez primera a José. La Cura di Sé es, además de un diario de verdad, reflexionado, emotivo y enriquecedor, un espacio en el que puedo aprender. Puedo conocer escritores, poetas, escuchar música, o ver pinturas y fotografías. Es un lugar donde enriquecerse, un acicate para el pensamiento.

Y, en la medida de lo que pueda, quiero emularlo. Sé que es difícil (mi cultura no es ni con mucho la suya); sobre todo porque La campana de cristal es una parte de mí que, fuera de la Red, no encontraba espacio. Necesito este diario para dar forma a pensamientos acosados por la locura; pero no quiero dedicarme a monologar eternamente sobre ella. No creo que, a la larga, eso pueda servir de ayuda a nadie, ni a mí misma tampoco.


Hay algo más. Ayer me di una vuelta por el nuevo blog de Wyan. Quizá a algún visitante le guste. A mí me pareció un blog estúpido, y si quiere hacer ruido en la Red, como él dice, desde luego que lo ha conseguido... Sé que no le ha gustado mi comentario a sus post, y lo lamento; pero no soporto esos monólogos interminables de los bloggers sobre nuestras genialidades; y menos los mensajes mutuos en los que retroalimentamos nuestra vanidad.

No quiero que la Campana sea así. Y, mientras pueda, intentaré hablar un poco menos de mí y un poco más del mundo en el que vivo. Intentaré también compartir las obras que han dado luz y calor a mi vida. Intentaré, en suma, que esta página tenga un propósito más rico que el onanismo intelectual, o psicológico, como es mi caso. Y creo que no está mal empezar hablandoos de mi abuela y sus camaradas manchegas, las Amapolas de Acero.

Espero no defraudaros.

domingo, enero 02, 2005

Post Scriptum II

"Nos quedan dos horas"_ le he dicho mientras hacíamos su maleta.

"Nos queda toda la vida" _ me ha respondido él sin mirarme. _"No pienses qué debes sentir, simplemente siente".

Este ha sido el mejor y más caro regalo. No sus palabras, sino todo Herber West.

Despertar

No es que haya sido el Año Nuevo que yo imaginaba. Me despertó mi padre, que reserva The Wall para actos de Justicia. La fiesta de los vecinos daba a su fin... y él y Roger Waters decidieron que las siete de la mañana era una hora razonable para despertar.

Pero abrí los ojos en el regazo de Herber West, y Rufo y Bran vinieron a lamerme.


Creo que no puedo quejarme.