jueves, abril 28, 2005

La oración de los gitanos

Virgencita mía, mirá la salud de mi padre y la de mi familia. Nosotros nunca nos vamos a olvidar de vos, esta fiesta es para que veas cuánto te amamos y te recordamos. Sabemos también que nuestros pecados no te enojan demasiado. Claro, Virgencita, que ganaríamos respeto si contáramos con un Estado que obligue a los gitanos a sostener un sistema que no es de Dios, ni propio de la naturaleza. No firmamos decretos para vender armas y pagar las putas que rodean la política. Somos primitivos, gitanos y pecadores, que robamos, Virgencita, algún dinero de bolsillo, algo para comer; como ves nada grande. Somos niños de pecho al lado de los delincuentes de esta sociedad que gobierna al hombre. Por eso queremos sólo tu gobierno y tu justicia, gracias, Virgencita.

Siempre tuyos,
los gitanos.
Jorge Emilio Nedich, La extraña soledad de los gitanos

miércoles, abril 27, 2005

Le atiende Small Blue Thing. ¿En qué puedo ayudarle?

Ya he encontrado el segundo trabajo.

El jueves que viene empezaré a perder cinco tardes de mi vida (espero que incluyan el fin de semana para empezar a cobrar cuanto antes) aprendiendo a informar a los clientes sobre las más que agradables ofertas de Ya.com a clientes fijos.

Me contrata la misma empresa para la que trabajé el año pasado, así que trabajaré cerca de casa y no lejos de la escuela.

Ahora que Herber West ya está recuperado y yo tengo un medio para conseguir dinero, Wyan ya no volverá a llamar, supongo. Pero me acostumbraré. Ahora sólo puedo pensar en resistir.

Bueno, y en cobrar.

domingo, abril 24, 2005

Estoy de nuevo en casa.

Herber West está bien. Espero que, a quienes leéis esto habitualmente, no os suene a broma pesada o delirio lo que ha ocurrido. Es lo que me parece a mí. HB tuvo un ataque de ansiedad que confundió con una de sus crisis epilépticas, y tomó una sobredosis de su carmabazepina. Perdió el conocimiento de madrugada; y su madre, al encontrarle, creyó que había intentado matarse. Y unas horas después llamó pidiéndome explicaciones.

Estoy agotada. HB está ya en casa y no sabe nada de esto. Ni de cómo me hablaron, ni de las horas que caminé tras ellos hasta que decidieron si podía irme a casa o no, de por qué no pude hablar con el psiquiatra. Estaban tan asustados como lo estarían mis padres. Y supongo que creen que soy una mala influencia.

¿Lo soy?

Ent, como siempre, ha estado a mi lado pasando por encima del mismísimo Canal de la Mancha. Wyan respondió cuando grité. Eso es lo que hemos sacado de todo esto. No es poco, pero ahora no sé si debería dejar de ver a Herber West para siempre antes de que quiera suicidarse de verdad.

Tengo que irme a la cama.

viernes, abril 22, 2005

El hermano de Herber West ha vuelto a llamar.

Se ha intentado suicidar esta noche.
Herber West está en el hospital.

Su madre dice que tomó unas pastillas después de discutir conmigo por teléfono. No quieren contarme nada hasta que el neurólogo hable conmigo esta tarde.

Gente a la que le gusto

Agunas cosas que, para ser justa, me han ido diciendo:

Esta mañana:
- ¿Te llamas?
- Blue Thing
- Yo Argéntea. Y me encantará jugar contigo si diriges Vampiro en el Universo Buffy.
- Pues... ¿un café?
Y esta tarde:

Şŧə¥ềǾ says:
you are worried of having another breakdown, that is natural...you don't want to go through another terrifying experience

that would be great!

better than a call center for you, I think

Creo que también debería dar las gracias por estas cosas.

jueves, abril 21, 2005

Nara también ha vuelto

Y eso ya es algo para las dos.

Bienvenida de nuevo a la blogsfera, Pequeño Escenario.

Urgen teleoperadores

Ya van siete las ofertas de trabajo en las que me he inscrito. Si quiero sobrevivir al verano debería empezar a trabajar el mes que viene; y si quiero irme a los Estados Unidos, visitar de nuevo a mi psiquiatra y poder continuar el tratamiento con acupuntura, no me queda más remedio que empezar a trabajar ya.

Quisiera poder hablar esto con los chicos. Creen que soy una especie de Eminencia a la que le llueven las ofertas en los medios intelectuales... lo cual sería estupendo si esos medios pagaran. Y me habría gustado contárselo a D., pero creo que estaba demasiado ocupado ligando con la niñata de turno como para atenderme. Al menos me ha perdonado por haberle cortado el rollo el jueves. Me ha perdonado. Como Ganelón, como J., como los dos Grupa. Hay que joderse con los bucles.

===============

Si eres español, te paso los trabajos, tesis, guiones y demás a ordenador; es más, te los corrijo, edito y entrego a velocidad de vértigo; más aún, por precio a convenir te hago de negra de encargo. Además traduzco perfectamente el inglés: tengo experiencia demostrable en ambos campos. Minuta más que competitiva. Y si no eres español seguro que también puedo trabajar para ti. Y además podrás conocerme en persona...

¿Se nota mucho que estoy desesperada? :(

miércoles, abril 20, 2005

A Corwin le molestaba mucho que hablara de sexo con las compañeras de rodaje, hace ya tantos años.

Me pregunto si le molestaría leer lo que escribo hoy; que la acupuntura funciona porque tengo orgasmos. Pero que vuelvo a llorar como una boba después de cada uno de ellos.

Están sonando los Pogues. Mejor lo dejo.

martes, abril 19, 2005

¿Nadie le ha dicho al nuevo ChristianenFührer que "Benedicto decimosexto" suena fatal?

31 de agosto de 1993

Buscando concursos literarios desesperadamente para ganar algo de dinero, encuentro esto, fechado ese día:

Y ¿para qué mis versos?
¿Para quién mis caricias y mis lágrimas?
¿Para qué mis sonrisas?
¿Para qué espejo roto donde no reflejarlas?

¿Para quién escribir? ¿Hacia dónde
dirigir mi palabra?

¿Para qué contemplarme?
¿Para quién tanto espejo y artimaña?
¿Para quién tanto cálculo?
¿Para qué preguntarme si gustaré mañana?

¿Para quién arreglarme? ¿Hacia dónde
extender mi mirada?

¿Para quién dar un paso?
¿Para qué levantarme mañana tras mañana?
¿Para quién los caminos?
¿Para qué son tan amplios cuando no me acompañan?

¿Para qué estoy de pie? ¿Hacia dónde
dibujar mis pisadas?

¿Para qué el sentimiento?
¿Para quién soñaré con noches plateadas?
¿Para quién ilusiones?
¿Para qué regalar lo que nunca se guarda?

¿Para quién el amor? ¿Hacia dónde
se verterán las lágrimas?

¿Para quién mi poema?
¿Para qué hacerme daño en la garganta?

¿Para qué preguntarme?

¿Para qué rebuscar una esperanza?


Entonces no sabía nada. Es casi como vivir en un bucle...

lunes, abril 18, 2005

Acabo de salir del armario

Ayer conocí a una chica con un severo transtorno depresivo. Preguntaba a todo el mundo en qué trabajaba, porque ella misma ya no podía soportar su trabajo. Vagaba entre terapeutas, psicólogas de grupo, clases de yoga y demás enredos que no la aliviaban. Afortunadamente el SCI está ahí para las dos.

Acabo de salir del armario hace un par de minutos.

Porque era muy hipócrita llevar un mes en el Foro de Vida Independiente y pensar que los "diversos" eran los otros.

Las agujas del doctor Zhu

Me imaginaba (aunque no quisiera reconocerlo), que la sesión iba a acabar más o menos así:



(Martirio de San Sebastián, Antonello Messina. Genäldelegerie, Dresde)


Lo cierto es que, aunque mi aspecto de esta mañana tenía más o menos esta pinta (aunque yo llevaba unas braguitas rosa con dibujos de cómic francés,



y el número de agujas era casi el mismo, debo reconocer que el Dr. Zhu sabe lo que hace. De entrada, me ha quitado los dolores de cabeza y el estreñimiento. Le preocupa la caca y la cosa de mujere: no quiere adentrarse en la cosa nerviosa por el momento.

Es muy joven. Tanto que le confundes con un estudiante cuando le ves. Apenas habla nada de español ("relajate mejor" y "¿duele?", creo). Se ríe constantemente. Se ríe cuando te enseña los puntos nerviosos: te disloca el codo y señala cómo se te mueve el dedo corazón en un espasmo. "Esto bueno", y encima se descojona en tu cara. Pero te coje la mano cuando te coloca los tendones donde tendrían que estar. Porque es casi como ponerse de parto.

Creo que me siento bien.

viernes, abril 15, 2005

Mogollón

Ha sido una semana intensa: para haber empezado con una crisis de ansiedad, no está terminado nada mal.

Romañ. tiene tetraplejia y le encanta la cerveza. Dio una clase magistral de 45 minutos que los chicos convirtieron en dos horas largas. Qué pasada. Llegué agotada, pero fue una pasada, sin duda.

Romañ. me sugiere salir del armario, reconocer mi locura, existir. ¿Qué hacer? Quizá pudiera servir de algo a otros enfermos mentales. Pero D. me lo desaconsejaba en el trabajo. Y yo misma no tengo nada claro si me serviría a mí de algo.

D., por ejemplo. Ayer entrenamos juntos en Tora. Tenso, tenso, tenso. Nervioso. Quería saber, pero no se atrevía a plantearme a la cara todas sus preguntas. Y se portó conmigo como en los peores de nuestros días en común. No sé si tener compasión y paciencia o enfadarme con él por descortés, que es lo que se merece. Por tener que hacer yo el esfuerzo de entenderle; y no mandarle a hacer puñetas por no querer tomar un refresco con una gorda que se cree una samurai.

Mogollón de pensamientos vienen y van aquí dentro. Gritan muchísimo.

¿Curará eso la acupuntura?

lunes, abril 11, 2005

Lo mejor que le puede pasar a Blue Thing

es que la unten con mantequilla :)

Hoy, la mantequilla es Allison Kraus, cómo no, desde la no tan lejana Portland.

Nunca pensé que disfrutaría con una novela negra, ni que me emocionaría con una canción country. Me equivocaba.

miércoles, abril 06, 2005

Mis alumnas se sienten insultadas por mi cita de ayer a Enrique Miret Magdalena. G. lloraba.

¿Es que nos hemos vuelto todos locos de repente?

martes, abril 05, 2005

El viejecito de blanco

Esta foto fue una bomba informativa allá por 1983. Este fin de semana, sin embargo, no la he encontrado por ninguna parte. Todo eran estampas beatíficas de un viejecito vestido de blanco, un lama pacífico y chiquitín en zapatillas y solideo.

El viejecito de blanco, cuando aún era el Vicario Omnipotente, se bajó de un avión en Managua y, sin detenerse a besar el suelo, como era su costumbre, se dirigió al sacerdote que se arrodillaba ante él. El cura poeta venía a visitar a su Santo Padre, pidiéndole compasión y justicia para los desposeídos de Nicaragua, pobres entre los pobres de América Latina. Obtuvo una reprimenda primero e indiferencia después.



Pero el padre Ernesto había entendido el Mensaje del carpintero. No le hacían falta los efectos especiales ni la tele que tanto le gustaron al viejecito de blanco. Hago mías las palabras del cura de la boina para desearle que descanse en paz.

Seres esencialmente cósmicos:
No podemos excluir a la tierra de la eternidad.
Esas luces allá arriba, la Jerusalén Celestial.
Si en matemáticas son infinitos los números,
los pares y los impares
¿por qué no una belleza infinita y un amor infinito?
Es una constante en la naturaleza
la belleza.
(Ernesto Cardenal, Canto Cósmico, 1996)

viernes, abril 01, 2005

... como es Blue Thing

Joao fotografía flores azules para su montaña azul, y me pregunta: "Como tú son?"

Esta noche, un buen amigo me hace llegar, por error, un correo que debería haber recibido hace un año; en el que le animaban a descubrir cómo es Blue Thing realmente. Un correo en el que le invitaban a dejar mi partida de rol y unirse a otra. Un correo que habría perdonado, si alguien me hubiera hablado de él. Pero que me ha hecho derramar lágrimas igualmente hoy, un año después.

Esta noche sé que Small Blue Thing es, entre otras cosas que todavía desconozco, una flor azul que tiene un sitio pequeño en la cima del Everest.

Una flor azul mojada por la lluvia.
It's hard to listen to a hard hard heart
Beating close to mine
Pounding up against the stone and steel
Walls that I won't climb
Sometimes a hurt is so deep deep deep
You think that you're gonna drown
Sometimes all I can do is weep weep weep
With all this rain falling down

Strange how hard it rains now
Rows and rows of big dark clouds
When I'm holding on underneath this shroud
Rain

Its hard to know when to give up the fight
Two things you want will just never be right
Its never rained like it has to night before
Now I don't wanna beg you baby
For something maybe you could never give
I'm not looking for the rest of your life
I just want another chance to live

Strange how hard it rains now
Rows and rows of big dark clouds
When I'm holding on underneath this shroud
Rain

Strange how hard it rains now
Rows and rows of big dark clouds
When I'm holding on underneath this shroud
Rain

Strange how hard it rains now
Rows and rows of big dark clouds
When I'm still alive underneath this shroud
Rain Rain Rain
(Patty Griffin, Rain)