miércoles, agosto 20, 2008

Interneeerr es el futuro...

Lo de acercarse globalmente es la h%$%ia, es cierto. Gracias a Internet existe este blog, y antes _casi a la vez_ me hice amiga de Augen, y enseguida conocí a Sara.

Y luego no hay manera de comunicarse con gente de Madrid de otro modo que no sea la jodía Interneerr, redes de spam social aparte.

A principios de año nos apuntamos a la red madrileña de Freecycle: a través de la lista de correo regalas y obtienes cosas que otra persona ya no necesita.
Freecycle.org
Freecycle es una red de grupos de reutilización, más que de reciclado, porque lo normal es obtener un trasto de segunda o tercera mano que sigue funcionando como tal trasto. Yo ahora, por ejemplo, he pedido plumas estilográficas (la cantidad de regalos de empresa y banco que habrá cogiendo polvo por los cajones), que la buena-buena está pendiente de reparar, la otra buena anda en un agujero negro, y las de batalla se me han ido rompiendo. Y no es coña, pero los bolígrafos hacen callo.

En fin, fetichista que es una. A lo que íbamos.

Gracias a ReciclaMadrid me han transplantado un grosellero que iré a recoger en septiembre, y di una alfombra de pasillo que dejamos de usar cuando vinieron a casa Herber y Shira. No todos los miembros funcionan fatal. Pero algunos son Mojamutos de libro:

Día 1
Escribo tal que este mensaje:

en casa ofrecemos una impresora láser HP 6L en blanco y negro con piezas de recambio, en perfecto estado, porque tenemos una nueva. El toner vale unos 45 euros y dura más de 100000 impresiones.


Obtenemos 7 respuestas. Todo el mundo quiere la impresora, normal.

Respondo por riguroso orden de respuesta, y la interesada me dice que si se la puedo guardar hasta el miércoles siguiente que no está en Madrid. No hay problema.

Al día siguiente me escribe diciendo que no va a recogerla ella, sino una amiga suya que vive cerca y que me escribirá para quedar. Tampoco hay problema.

Pasa el miércoles, pasa el jueves, y el viernes pongo la impresora otra vez en la lista. Entonces me escribe la primera chica otra vez preguntando qué pasó, que su amiga dijo que iba a ver si me escribía para el fin de semana. En efecto, entre los nuevos interesados escribe, dos días después (o sea nueve tras el primer anuncio) la tal amiga.

En fin. Por orden de llegada de peticiones, nuevamente, le adjudico la impresora a otra chica. Al día siguiente me escribe un e-mail en el que me da las gracias, me dice que está de vacaciones y que pasará en septiembre a recoger el trasto.

Obvio responderle como merece y paso al segudo peticionario. No obtengo respuesta alguna.

Al fin, se queda la impresora la tercera de los que la habían pedido en el segundo anuncio... o sea, la cuarta persona de las casi 20 que escribieron. A los otros dos que habían insistido les derivo a Nolotiro.com y me he quedado con sus e-mails, por si en el trabajo de Herber dan de baja alguna que todavía esté en uso.

El día 13 desde el primer anuncio esta pareja encantadora vino a recoger la impresora con sus dos cartuchos viejos _imprescindibles para hacer las pruebas de configuración_ y sus cables, que a punto, a punto, estuvo de acabar envuelta en celofán encima del contenedor con el cartel llevatela que es gratis y funciona.


Y es lo que provoca esto de Interneeerrr: haz click, codeate con el mundo entero al alcance de la palma de tu mano, borra las fronteras, pero no te esfuerces mucho más que da como pereza.

Estamos a un paso de vegetar en el Axiom.

3 comentarios:

anxel dijo...

Era futuro. Hoy es presente.

Fet dijo...

LOL
La gente somos la polla.

anxel dijo...

La rehostia Fet :ç