domingo, octubre 26, 2008

Feminismos verdaderos, Jihad de barrio

Cada día que pasa me interesan menos las grandes reuniones de mentes pensantes y mucho más los pequeños actos de desobediencia, mala leche, o trabajo activo.

Así, mientras mis hermanos y hermanas de la Junta echan el resto en un aburridísimo Congreso de Feminismo Islámico donde se habla cada vez menos de Islam y muy poco de feminismo, en el Cairo, la primera mazuna (sacristana) en tres siglos ya ha oficiado su primera boda.


Amal Soliman se une como notaria religiosa al corpus de 30 juezas nombradas este año en Egipto. Recupera una tradición que hace muy pocos años que regresó.

... y lamentablemente, no me entero por mi querida Webislam, que está muy ocupada asociando en portada el Feminismo Islámico con el retrato de un pensador.

Mondo Chanante, astagfirullah.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo creo que se puede exigir cuando se da, mientras tanto cada uno hace lo que buenamente puede. Por cierto, webislam sí que publicó la noticia.

http://www.webislam.com/?idt=11313

Ciertamente puede ser aburrido un congreso al que no se ha asistido, pero una que lo ha visto de principio a fin puede decir que ha sido apasionante!! Los intercambios con el público han sido intensos, interesantes, esperanzadores y las ponentes, pues qué quieres que te diga: las hay intelectuales, activistas y activistas-intelectuales. Repasa la biografía de la mayoría de las ponentes y verás que prácticamente todas trabajan al pie del cañón, en esas cosas pequeñas que los medios de comunicación no quieren publicar. ¿Por qué crees sino que El País no se dignó a entrevistar a Sharifa Kanan? No es precisamente porque tenga un discurso academicus-aburridensis que digamos, más bien porque no coincide con la imagen que quieren dar de las mujeres musulmanas (o sumisas o intelectuales aburridas) en el que por desgracia, también has caído en parte:

http://video.aol.com/video-detail/india-steps-ngo-for-muslim-womens-development-avi-file/35268734

Umm salama

Small Blue Thing dijo...

Yo creo que se puede exigir cuando se da

¿Y tú qué das, aparte de entrevistas?

Porque a preguntar por mi salud no te pasas nunca.