miércoles, octubre 08, 2008

¡¡Toooomatomatoma!!

Supongo que quedará raro poner este mensaje justo a continuación del anterior. Qué voy a hacerle.

Solución de emergencia para ir al Dojo:

- Levantarse a las 7:00
- Coger todos los trastos, y material de lectura/estudio abundante.
- Desayunar en el bar de al lado para poder conducir. Asegurarse de que te den muchísimo suelto. Cuanto más cascajo, mejor.
- Llevar al esposo al curro (zona Arturo Soria)... y dejarle en el cruce con Alcalá, en vez de varias manzanas hacia delante.
- Girar a la izquierda.
- Hacer la glorieta y bajar toda la calle Alcalá hasta Alfonso XII. Descender hacia Atocha.
- Meterse en 100 metros TRES carriles a la izquierda.
- Llegar al Dojo.
- Aparcar en zona verde lo más cerca posible del parquímetro (que está a dos metros de la puerta).
- Calcular el tiempo hasta las 11:30. Ir pagando por periodos que coincidan con las 11:30 hasta la hora en que has llegado (pongamos las 8:30 o las 9).
- Buscar un bar abierto. Pasar el primer periodo tomando el cafelito y estudiando o leyendo. Si la cosa se pone muy muy muy mal, se da un paseíto por la zona para calmar los nervios: ir a comprar el periódico, al bazar, al herbolario... y pasar lejos del coche.En cuanto estén abiertos. Y vigilar que nos sobre cambio.
- Entrar a las 10:30 en cuanto abran.
- Renovar la hora de parking hasta las 11:30.
- Prepararse y vestirse cuanto antes. Si hay que leer en el vestuario, se lee. La cosa es que ya no tenga remedio y no te puedas ir.
- Aguantar el cachondeíto de P.-sensei

- Justo antes de comenzar la clase, salir vestida de samurai echando leches a renovar la hora: tener en cuenta que la mitad de los parquímetros funcionan a golpes y que tardará unos minutos en tragarse las monedas que él quiera, no tú.
- Entrenar. No importa que te caigas, que pierdas el equilibrio, que no tengas las lentillas y no veas ni peñazo. La cosa es que has llegado y te has quedado.
- Aguantar todo lo que te deje la ansiedad. Si se puede, renovar el parquímetro. Habrá risas aseguradas.

En caso de que se te pase la hora del parquímetro, IMPRESCINDIBLE buscar el ticket de multa para revertirla. Si no tienes, no te vayas antes de localizar al controlador/a. Mejor 3 euros hoy que 20 dentro de dos meses de sopetón.

¡Y así entrené ayer!


2 comentarios:

Evitadinamita dijo...

LOL!
Lo de las risas aseguradas era por los lectores o por los compis de clase? XXDDD
Es que lo has contado mu rebién, Pitu, no que me ría de tí por tener que sufrir esta putadita del ilustre alcalde.
¡Qué percal, hoyga! XP

Small Blue Thing dijo...

No, si en el fondo no me importa que haya zona controlada de aparcamiento (cómo lo estén gestionando es otro cantar). Pero en toda la manzana no hay ninguna zona azul: la más próxima está a unos 100 metros. Son dos horas. Imagínate correr los 100 metros con el kendogui azul y el peto y en chanclas para ir cambiando el parking. Entonces mis compañeros se escojonarían, así como el resto del barrio.