lunes, noviembre 17, 2008

Una ventaja del activismo

Damas, caballeros y demás lectores, pongo en su conocimiento que la primera semana de diciembre participaré en la Jornada sobre Diversidad Funcional de Gran Canaria como invitada ponente (lo cual me vendrá muy bien: ayer mismo me quedé dormida mientras comía con mi suegra).

Evita, que te cojo la invitación, y gracias. Os esperamos pues para cuando vengáis a Las Palmas, y así nos da tiempo a visitar a la mamá de un amigo grancanario que está un poco pachucha... pero a lo que iba:

Quiero llevar una cosa preparada y abierta, así que os invito a todos a dejar vuestras sugerencias, perspectivas, visiones, consejos y críticas en los comentarios de este post. Si voy a hablar de la locura como diferencia, es lo mínimo.

A propósito, Ajenjo empieza a cencerrear junto con Fétido, los dos spammers y yo misma, a ver si os vais animando. Y gracias, guapa.

Os dejo ya de paso con los últimos cencerros:



16 comentarios:

Sota dijo...

Mmmm... Creo que yo lo más que puedo hacer es recordarte el post aquel de "de cuando estuve loco" y las declaraciones de Javier Nart que tanta gracia te hicieron...

Aunque sea para usarlas de contraejemplo, vamos.

Small Blue Thing dijo...

Me acuerdo, pero... ¿era tuyo o mío? XDD

Sota dijo...

Yo hice uno y destapé el tema. Y luego tu lo remataste.

En los comentarios de uno de los dos te dejé el link al podcast de la tertulia, supongo que aún seguirá subida.

Small Blue Thing dijo...

¡Lo encontré!>

Fijate, este tío soltó casi la misma cosa que, con la mejor de las intenciones, un compañero mío de Kendo no hace mucho: "¡Pero mujer, mentalizate y ven!". A este la ignorancia del asunto le hicieron animarme de la peor manera... al joputa del otro, evocar poéticamente el axioma de unpicoyunapalalesdabayoaestos, que como el orégano, vale absolutamente para todo.

Gracias, Sota (y por los piropos). :)

Crispal dijo...

No sé mucho sobre la locura, pero se me ocurren varias cosas por si se pueden considerar:
1. ¿Es o puede ser la locura un estado especial de iluminación, de consciencia? Recordemos cuantos genios del arte y la cultura estaban locos.
2. ¿Cuál es la definición de locura? ¿Cuándo entendemos que alguien está loco? ¿No seremos nosotros los locos y ellos los cuerdos?
3. El respeto hacia los locos. La sociedad debe avanzar hacia este objetivo.
4. Integración de los locos en la sociedad. ¿Es posible? Medidas para ello.
No sé son ideas sueltas. Repito mi desconocimiento. Lo que sí me gustaría transmitir es mi absoluto respeto y solidaridad hacia los locos. Y lo de Nart me parece brutal. Tiene la misma sensibilidad que un bloque de granito.

Ajenjo dijo...

No se muy bien como cencerrar esto, aunque he hecho una entrada en el blog. Quizas incidiendo en el tema denuncias, y no atención...

http://www.levante-emv.com/secciones/noticia.jsp?pRef=2008112000_10_521680__Sucesos-enfermo-mental-degella-madre

Ajenjo dijo...

En fin, asi lo hice. Aunque dicen que el enfermo mental no sufria un brote esquizofrénico cuando ingreso en el hospital??????¿¿¿¿????? Ni que la esquizofrenia fuera un sarpullido alérgico. Lo han ingresado prisión. De Pm..

http://www.levante-emv.com/secciones/noticia.jsp?pRef=2008112200_10_522615__Sucesos-Ingresa-prision-enfermo-mental-mato-madre-Russafa

Ajenjo dijo...

Y en relación a lo dicho por Crispal, quizás...

http://www.siicsalud.com/dato/dat038/04604013bb.htm

y ya paro, que parece que me han dado cuerda :)

Small Blue Thing dijo...

Empiezo por Crispal. Salam, qué alegría verte por aquí! Andarás ya buscando un sitio para esconderte porque en un mes tienes la avalancha ;D

Yo no me atrevería a entrar en quién está peor o mejor. Evidentemente, ser una persona distinta, aunque sea a causa de una enfermedad, te da ciertas perspectivas, cierta sensibilidad, que no tienen otros. ¿Es químico, es genético, es porque tu experiencia de la vida es otra? A lo mejor es todo a la vez.

Respecto de la integración, integración ya hay: estamos en la sociedad, trabajando, esperando colas de médicos que no están, en las farmacias, en el paro, en las universidades, en la radio, en la blogosfera. Algunos en las cárceles, por cosas que se podían haber evitado. Algunos manteniendo a sus padres con su pensión mientras sus hermanos se hacen los tontos. Sufriendo, siendo felices, haciendo a otros felices; y a veces haciendo sufrir... y de esas veces a lo mejor porque además de locos son cabrones, que también.

Con lo que no se mejora la relación del individuo con la sociedad es dividiéndola en compartimentos estancos, y reduciendo a los individuos a una sola etiqueta. Yo soy loca, pero soy muchas cosas más. Como todos.

Lo de don Nart... tertulianos.

(Ajenjo, luego lo tuyo :D

Almudena y Raúl dijo...

Hola Pitu guapa. Mientras te lees el contraprotocolo del TAI, a ver si se me ocurren un par de cosillas.
-La locura, mucho menos la enfermedad mental, en sí mismas no existen, en tanto que la psiquiatría no aporta evidencias sino hipotesis contrastadas sólo parcialmente. Es más una visión diferente y a veces muy dura (en tanto que se puede desprender de ella un enorme sufrimiento) tanto de uno mismo como de su relación con el entorno social y cultural en el que se mueve y donde se articulan sus conductas personales, fruto, precisamente, de la vida en sociedad.
-Rosseau decía que el hombre natural es bueno por naturaleza, sólo que en el transito en que se convierte en ciudadano, lso vinculos que crea con la sociedad son los que lo corrompen. De aqui se puede extraer que nadie nace con un trastorno. Sino que aunque lo padezca desde una edad temprana será efecto de como reacciona ese individuo ante su entorno.
-En los genes existen improntas del carácter, una mezcolanza de huellas conductuales que heredamos y que pueden desembocar en un trastorno si chocan con el ambiente en el que desarrollamos nuestro cerebro.
-De este choque nacen los primeros sufrimientos, los traumas que se ocultan con los años, y que olvidados en el mas absoluto silencio de nuestra sombra, desde ahí, manejan a placer nuestras emociones, impulsos, respuestas positivas o negativas ante los sucesos que tendremos que afrontar de adultos.
-Nuestra capacidad de entendimiento de razonar y racionalizar, nuestra inteligencia emocional y todos los aspectos que engloba (asertividad, autoestima, nivel de autonomía, comprensión, respeto, etc) son más importantes a la hora de soportar y superar un trastorno que el coeficiente intelectual.
-Un poeta alemán dijo que: "La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca." Esta frase, que se podría definir como positiva pese a la resignación que trasluce ante la imposibilidad de cambiar las injusticias o verguenzas del mundo tal y como lo entiendo yo, describe a su vez algo que considero esencial, que es la superación de un trastorno? la sumisión ante los preceptos socialmente establecidos de la mal llamada normalidad? que separa a un loco de un genio excentrico, el talento o el exito? En muchos paises aun hoy en dia se considera loco a todo aquel que no acata las normas sociales, que va en contra de un sistema que aunque dista mucho de aquellos ideales constitucionales de justicia igualdad y libertad, y maquilla su tirania del capital, su oligarquia del consumismo en una pantomima ,presuntamente, democrática, considera como locos a todos aquellos pobres que no tienen dinero para pagarse a un psicoanalista que les suelte una perorata inacabable y sin escatimar en adjetivos que definan su conducta como adecuada a sus circunstancias vitales. Se acaba antes con 200 gotas de haloperidol, y, luego, a la puta calle.
-EL papel del entorno es algo vital no solo en la aparicion del trastorno sino tambien en su superación. Un entorno que confie en ti, que te estimule, que promocione tus aptitudes y tus capacidades, que no prejuzgue, que respete, que trnsmita paz y serenidad, que no frialdad, donde uno se sienta a gusto y responsable de sus propias experiencias vitales facilitan el transito hacia el auto-conocimiento y generan situaciones que en vez de poner a prueba los limites y la paciencia de cada uno, dan rienda suelta a nuestras capacidades innatas de resolver los conflictos de grupos o comunidades a las que pertenecemos.


Y bueno luego si se me ocurre algo mas ya te lo colgaré okis?

Me despido desde la otra campana de cristal la del hilo de la madeja de la locura sana en estado puro.
besos hablamos esta noche
;)

Evitadinamita dijo...

Hay cambio de planes, Pitu. Te cuento: Primero de todo, andamos cortos de pasta, porque además vamos 20 días a Burgos en navipeich. Sumado a que ha muerto el padre de la persona que nos iba a cuidar a Audrey para ir al "concier", da como resultado que no podremos encontrarnos allí. Y ya te cuento con más detalle, para quedar en algo, mediante el correo.
Y lo del cencerreo ya melosplicas cuando vengas, que soy una orza y no lo pillo.
Ahora voy a ver si mespabilo, que entre tus actualizaciones y las de alguno más por ahí, tengo entretenimiento pa unos diítas.
Besos...(Jó que ilu!!)emocionados por conocernos inminentemente. =D

Evitadinamita dijo...

Aquí estoy again!
He leído los comentarios de esta entrada y no me puedo marchar así.
De entrada, al recordar el post sobre la tertulia en la que el gilipollas de Nart hizo gala de su joputismo insensible, me da risa pensar en su ridículo narcisismo. Se cree un portento de la opinología, er mushasho. Y claro, el exceso de autoestima no le permite otra cosa que cagar por la boca y hacerse el peinado que lleva habitualmente en la tele.
Pero lo que más me ha interesado de lo leído es lo que dice Almudena y Raúl sobre el entorno y su determinante papel en la superación del trastorno. He perdido el control de nuevo y me he echado a llorar al leer que:

" Un entorno que confie en ti, que te estimule, que promocione tus aptitudes y tus capacidades, que no prejuzgue, que respete, que trnsmita paz y serenidad, que no frialdad, donde uno se sienta a gusto y responsable de sus propias experiencias vitales facilitan el transito hacia el auto-conocimiento y generan situaciones que en vez de poner a prueba los limites y la paciencia de cada uno, dan rienda suelta a nuestras capacidades innatas de resolver los conflictos..."

Nunca me han psicoanalizado ni me he tratado farmacológicamente, aunque hace ya casi cuatro años de la primera crisis de ansiedad y en aquél momento la médica de familia me recetó ansiolíticos, que ni siquiera compré. No fue por miedo a afrontarlo ni a habituarme a la ayuda química. Lo poco que sé del tema (gracias sobre todo a lo que leo por aquí y lo que indago en Interné, además de los conocimientos que me transmite una buena amiga) , indica que el empeoramiento posterior pueda tener relación con rechazar el fármaco. Pero yo sé perfectamente dónde está la fuente de mis males: en ése párrafo copypasteado, que me ha abierto de nuevo la herida, aunque lleva avisando del sangrado desde hace un mes...más o menos.
La idea que yo tengo del sufrimiento en un enfermo mental consciente va unida estrechamente a la lucidez más extrema. Me parece algo en lo que es importante incidir: ésa evidencia universal en la que caigo una y otra vez cuando pienso en esto... ¡prefiero no saber! Y luego encima caer en la cuenta de que es mentira, que es radicalmente lo contrario.

Almudena y Raúl dijo...

Hola Evita. Primero pedirte disculpas por si he reabierto una herida. No era mi intención pero puede pasar. De veras que lo siento.
Sobre lo que comentas de la lucidez hay una frase de Foucault que me encanta la lei en su libro: el metodo del discurso. Dice maomeno esto: "Hay que tener en cuenta la palabra del loco, ya que puede ser critica, divertida, premonitoria pero ante todo y sobre todo lúcida." A este argumento tan rotundo como valido citaré a JAcques LAckan cuando en una de sus clases afirmaba inspirado por los desestructuralistas que " siendo la realidad algo infinito e inabarcable por la mente humana, sólo en pleno brote psicótico la persona que lo sufre puede acercarse aunque de una manera sutil y a veces distorsionada a lo que se conoce como realidad interior." Esto no quiere decir que viva la psicosis. NO y mil veces NO. Pero es cierto que cuando uno sufre suele ser por una causa primaria que es el aislamiento y lo que este conlleva. LA vida es un aprendizaje en soledad, una soledad que debemos superar pero que por otro lado nos enseña las profundidades de nuestra alma, de una forma mucha veces tan severa que aprendemos como bien dice mas de lo que nos gustaria saber. No porque hayamos hecho algo malo sino porque el miedo nos consume, y el miedo, el sueño de la imaginación produce monstruos, que diría Goya.
Uno no es nunca culpable de su situacion al igual que tampoco lo es el entorno. Es según se gestionen las emociones e impulsos que se generan en la interactuaccion de todos estos vinculos cuando uno puede acabar siendo adicto a ciertas actitudes victimistas, huidizas, de dependencia, hasta poder llegar incluso a construir una realidad paralela, que aunque abarque de forma mas completa la realidad que lo que se considera normal, no deja de ser una deformación de la original, y cuya adopcion pueda ser contraproducente en tanto que uno acaba sufriendo lo suyo y para nada.
El entorno es importante, mas incluso que cualquier medicacion, pero de la misma forma uno debe ser capaz de o adaptarse a un entorno negativo o por otro lado superarlo y buscarse la vida por uno mismo. En pocas palabras mas vale solo que en mala compañia pero todo Robinson necesita de su viernes.

Evitadinamita dijo...

Hola Almudena y Raúl, gracias por compartir conmigo tus conocimientos sobre las conductas humanas, es muy agradable que respondas a mis dudas.
En realidad, no debes preocuparte por las lágrimas. Me cuesta controlarlo por la ansiedad, ya sabrás. Pero en el caso de ayer fueron en cierto modo positivas porque reafirmaste lo que sospechaba. Y he puesto tierra de por medio hace ya casi 7 meses. Estoy mejor aquí (a 2000 y pico Km)con mi pareja, que tengo la suerte de tener a mi lado, pues sus conductas son las opuestas al párrafo citado.
Lo que dices sobre acabar siendo adicto al victimismo lo he pensado muy a menudo también, pero hay algo que no entiendo: Si yo me he reconocido victimizándome a mí misma, pero a su vez he intentado alejarme del entorno que me hace sufrir, y dices que la solución puede estar en hacer mi vida fuera de él, ¿no he intentado poner de mi parte para mejorar, cortando la relación de dependencia con una actitud huidiza?

Si yo pienso que el cambio de residencia ha sido positivo, en este caso ¿también irían de la mano actitudes victimistas y huidizas?
Espero que sea inteligible y no ser brasas. XP

Gracias por contestarme con tanta amabilidad. Está claro que, junto con mi novio, la gente que tengo la suerte de conocer en la Interné, sois mi remanso de paz. =)

Almudena y Raúl dijo...

Hola Evita, buenos días.

Esa relación de dependencia ya no existe. Si has puesto tierra de por medio, es que has conseguido superar los envites de esa relación, como cuando te extirpan un cancer. No se si me explico, pero primera se localiza el problema y luego se actúa. Por otro lado la conducta victimista puede seguir existiendo...

Es complicado y si te fijas no hablo de absolutos, intento reflexionar maomeno con mis limitaciones sobre estos temas.

La superación de una conducta negativa tiene varios resultados en una persona, además de vivir la vida con asertividad, de empezar a quererse a uno mismo, subirte la autoestima también está lo que yo por mi educación católica llamaría la terapia del perdón. Esto es un reforzamiento de los lazos rotos con un papel protagonista del afectado. Esto significaría que "sí pese a la distancia" y "pese a lo que me han hecho, les quiero y les perdono, no existe nadie perfecto y ellos no lo han sabido hacer mejor. Ya les enviare una postal de unicef para Navidad". Por decir algo...

Por otro lado yo no he dicho en ningún caso que tu pertenezcas a este grupo. A lo que me referia es que el entorno tiene una parte de culpa y, como no, el afectado también, en tanto que su auto-control y regulación de las emociones no es el correcto, en la aparición de un trastorno.

Hay que desechar términos habituales como normalidad, ya que esto solo representa a lo socialmente establecido, y así va el mundo...

En fin como es muu pronto y he tenido pesadillas te mando deberes pa lograr ser una persona normal. Organiza un ejercito de guerrilleros, compra tanques y misiles a Rusia que está de rebajas y lanzate a conquistar no sé un pais del mundo que su nombre tenga seis letras, como se me ocurren varios tendras donde elegir. jejejejeje

Espero no haber sido brasas.

Evitadinamita dijo...

Hola Almudena y Raúl:
Empiezo por el final, aclarándote que, para mí, la normalidad era mi entorno hasta no hace tanto. Siempre me parecían extrañas las conductas de los padres de mis amigos, novio, etc.
Y desde luego, cuando empecé a ser consciente (gracias precisamente a esas "odiosas comparaciones" en las que contrastaba diferentes conductas), tenía edad y "madurez" como para que comparta tu afirmación.
Pero no sólo en este ámbito, puesto que en cada país, dependiendo del desarrollo en que se encuentre, las necesidades "normalmente" básicas de los ciudadanos no son las mismas si se les pregunta.
Con ésto no quiere decir que no valore la salud mental como algo básico. Todo lo contrario. Es fundamental, no ya para ser feliz, sino para sobrevivir. Esto me lo ha enseñado Pitu. De hecho han sido las visitas a su Campana las que me alertaron de que no podía seguir engañándome acerca del control que tengo sobre mí misma. Ví, escuché y leí variadas sintomatologías y me asusté. Lo de los ansiolíticos de la médica de familia lo achaqué al curro, como ella tras menos de 5 min de consulta(tiempo insuficiente para la criba de los que ha de derivar al especialista).
La cuestión es que ya antes de éso yo planeaba dejar mi ciudad. Hace 5 años que lo decidí, pero tenía que dar tiempo y espacio a mi pareja, que no lo tenía claro.
Es decir, que incluso con la negación del problema hasta que empece con crisis chungas, yo he tirado pa'lante porque me ha tocado el rol de cabeza de familia, e inconscientemente he avanzado en otros terrenos de mi vida.
Y mi novio me quiere más cada día por el esfuerzo continuo (y fructífero) por controlar mi carácter, airado, autoritario por educación y muy,muy difícil para convivir.
Pero la situación (que me voy por los cerros de Úbeda) es más compleja:
Mi núcleo familiar eran mis dos hermanos pequeños, mi novio y mi cuñada(que al principio no pasaban tanto tiempo en casa). Luego mi hermano y pareja "se emanciparon" y la peque se quedó con nosotros. Y ahora ha vuelto con mi hermano, porque yo estoy aquí y ella tiene que acabar en la Escuela de Artes de allí.Todo esto en má ó meno , 8 años. Con ellos ejerzo el rol de madre. Estamos unidos. El entorno problemático son mi padre y mis dos hermanos mayores. Y luego tíos y abuela no ayudan, son indiferentes. El caso es claro: Duelo no superado por el bombardeo inmediato de problemas económicos y ausencia afectiva. Y hablando en plata: Los mayores se lavaron las manos, son inmaduros e irresponsables. Entonces se empieza a cocer la desconfianza hacia ellos y se produce el alejamiento. Que ahora ellos recprochan.
Por supuesto las conductas se originan muchíiiisimo antes, éso ya lo imaginarás, pero ya no sigo con la chapa, que me vas a tener que cobrar... O algo.
Gracias por esc..digo leer mis dudas y contestarlas.
Besos,
Evi