martes, enero 20, 2009

Pues al final salió bien (Jugando a Producir II)

No lloró nadie, nadie se puso nervioso/a, todos los que no habían hecho un rodaje previamente tuvieron su ocupación y sobre todo, SOBRE TODO, acabamos a tiempo.

En estas actividades se descubren talentos ocultos, como el de T., que se estrenaba en esto de los cortos, y se ha revelado como una excelente decoradora. Y se descubre que el muchacho alegre y dicharachero que ha hecho dos cositas, pero que no va a dirigir la práctica en favor de otra compañera que se estrena es capaz de todo, pero de todo, por boicotear la práctica, tan sólo porque no va a dirigirla él. Incluso cuando el guión de marras es el suyo. Incluso cuando los profesores le piden un cambio decisivo al final y no sólo se niega a hacerlo sino que envía como corregida una versión anterior para que la dire novata haga el técnico.


En este caso, y ya con estrías y alguna cana en la cabeza, la opción de la productora tiene que ser hacer el trabajo, llevar las cuentas, tomar la decisión de tirar para delante (tras asumir que se la han colado con queso con el guión), y desaparecer del set cuando conviene. Cualquier tipo de delirio no va a ningún lado, molesta a los compañeros y además te aburres lo mismo.

No hay comentarios: