viernes, enero 30, 2009

Zoraida cogió su hijab



<>liberarnos ser liberadas. De tal manera, deciden cómo tenemos que vivir. Piensan y escriben muchos libros. Todos escritos por ellos. Recuerdo el diálogo de La Sonrisa de Mona Lisa en la que la alumna aventajada intenta hacer entender a su profesora, con nulo éxito, que ha decidido casarse con su novio y ser ama de casa aunque tanto él como la mentora preferían verla en Yale estudiando Derecho.


Sabido es que una mujer que no viva como nuestros paladines locales exigen está oprimida y ha sido alienada y oprimida por un hombre _que no es ellos_.
El velo es claramente un símbolo de opresión de las mujeres, del control sobre el cuerpo de las mujeres.

Hechos como este, dejan claro su significado. En los países de recepción de la inmigración respecto a las políticas de integración, se confunde la tolerancia a otras culturas con aceptar un símbolo de opresión de la mujer en dirección contraria a los objetivos de la ley de igualdad.

Para justificar el velo, algunas personas explican que hace 30 años nuestras madres y abuelas también iban cubiertas a misa o hacían uso del pañuelo. Es cierto, pero las mujeres no queremos [pero yo me llamo Manuel] ni nos podemos permitir volver 30 años atrás, no deseamos dar un paso atrás en la igualdad.


Algunas lo ponen a huevo, esa es la verdad. Otras simplemente preferirían ser escuchadas, incluso aunque no se pongan de acuerdo entre ellas:


La mujer, pues, no se puede tapar. Es medieval, bárbaro y opresor, aunque sea la propia mujer quien lo decida (ojo: estas señoras no).

Una mujer modelo sería esta joven, independiente, inteligente (y parece que sabia) con preminente carrera política, dueña y consciente de su propio cuerpo y belleza, sería el paradigma de mujer libre en una sociedad libre.




Pues no.


Femme Fatale. Estrella del porno. Borracha. Meretriz.


Los hombres que hablan de mi condición de oprimida se desmarquen de su propia política de imagen con insultos dignos del más temible talibán de sacristía a una mujer por el hecho de serlo.

Si alguna vez alguien dejara de pensar con la polla y mirarnos a los ojos en vez de a las tetas; si sus imaginarios fulminaran de una vez el icono de la Dama de Elche y concibieran que nisiquiera tenemos que liberarnos; que somos libres y dueñas de nosotras mismas desde hace mucho más de lo que creen; a lo mejor podíamos dedicarnos a escribir sobre lo que verdaderamente nos quita nuestros derechos. Si no, acabaremos pensando que la mujer afgana de hoy, sin escuelas, pero sin burka, ya lo tiene todo hecho; o que se puede organizar una campaña mundial de protesta contra la ejecución de una prostituta o una adúltera, sin preocuparse por el destino de nueve pederastas y una asesina, aunque estén en la misma prisión iraní.



Soraya, una bonita evolución de la misma raíz que el morisco Zorayda, ha conseguido mi favor y mi apoyo sin comerlo ni beberlo. No le va a servir para nada, claro. Pero si le sirviera tendría que darle las gracias a Fedeguico, Biggie, Piyei y Hammerman. Los cuales, además, han logrado que coincida con Esperanza Aguirre.

Manda narices.

8 comentarios:

Ajenjo dijo...

Siempre consideradas menores de edad, siempre a punto de ser salvadas.. ¿Conseguiste el libro de poesía andalusí? Algunos deberían leer a esta valientes y cultas mujeres "medievales". No se si conseguiré hacer el enlace: poema de Hafsa Bint Al-Hayy Rukkuniya de Granada

Nia dijo...

Intenté ver el enlace de El Mundo (el de Femme Fatale) y no pude seguir un poco más allá de donde habla de que por supuesto, la mayoría de trabajadores del Mundo "puso a caldo" a Soraya Sáenz. Porque por supuesto, las mujeres tienen que ser necesariamente rivales entre sí.

Jose Antonio del Valle dijo...

Miedo me dan los que dicen que las viejas religiones son las nuevas formas de ser revolucionarios.

Small Blue Thing dijo...

A mí los pedantes lo que me dan es tedio, mira tú. Cada cual tiene lo suyo.


Desprecias cuanto ignoras. Así te lamentas.

Jose Antonio del Valle dijo...

¿Qué escarnio? no cornio... ¿mande?

Yo, tapándome el mío...

Small Blue Thing dijo...

Que eres un pedante. Que has actuado igual que Pedrochota. IGUAL. Has visto un hijab y te has tirado a él como Callejero a yonki, sin pensar que los posts se pueden leer.

Tedio.

Pequeño perdedor dijo...

A mí los que me dan miedo son los guays pedantes que van de salvadores del mundo y poseedores de la pura y absoluta verdad... como por ejemplo, José Antonio del Valle.

Small Blue Thing dijo...

Lo triste es que sólo le pasa cuando postea. Con lo majo ques y lo bien que escribe, coñe.