lunes, febrero 23, 2009

¡Por el chuletón a la e-democracia! ¡Hics! ¡Burps! ¡Eeks!



Carnaza.
Jalufo.
Fritanga.
Vinazo.

¡slurrrrp!



Los gastronobloggers de cucharete.com se han marcado una operación de arrejunte de blogueros más que interesante. Frente a las birras & blogs, cafeses & blogs y más quedadas gafapastosas a las que a una le daba así como pereza, esta me da morbo.

Primero, porque este post que escribo va a ser evaluado: el premio consiste, precisamente, en asistir a la quedada más carnívora y/o llevarse una botella de tintorro de calité (¡micock!). Y a quién no le mola ganar un buen concurso.

Segundo, porque me parece más que conveniente dejar de hacer estas cosas en garitos ideales, que ya se sabe cómo acaban todos. Salvo en las quedadas que patrocina Don Arsenio se pierde una el trato familiar y el ambiente agradable (además, esas son como colarse en la boda de otro para comer con la panda). Me apetece que Herberwest pueda disfrutar de un chuletonazo mientras yo conozco a otros bloggers: y es que eso es lo cojonudo de tener a una vegetariana en la lista, Cucharetes, que come poco y así pueden invitar a 31 ;)

Tercero, me interesan más los blogs que quieren participar que otros de, digamos, tendencias. ¿No hablábamos de la democratización tecnológica y otros palabros de la Blogocosa? Pues de momento son bien pocos los que la aplican. ¿No están ustedes hasta el moñazo de cócteles, meetups, tuitups, facekdds, flickdds, first LMXJVSD...? ¿Dónde han quedado las hondas palabras de gozo de las quedadas, donde todo es profundidad y generoso aliento?


Y cuarto, qué diablos: estoy hasta el moño de quedarme en casa y saber de los blogs... sólo por sus blogs.

Así pues, elijanme, coñes, que será lo más exótico que hayan tenido nunca en el cucharete.



2 comentarios:

Lordo dijo...

Ah, Pitu, sabes que soy un malvado, pero hay pocas cosas que me gusten más que saborear un solomillo poco hecho junto a mis amigos vegetarianos. Este viernes me voy a dar un gustazo con un par de ellos XD

Small Blue Thing dijo...

Pues le hago saber que eso les puede hacer daño: me explico, a mí últimamente me dan unas bilises y unas nauseas según qué mesas de lo del comer...

Yo antes era mucho más tolerante que ahora, la juventud, supongo: en un cumpleaños de amigos de Herb nos hicieron comprar nuestra comida para la barbacoa por nuestra cuenta (como si ellos no fueran a comer pimientos ni berenjenas), y pretendieron cobrarnos nuestra parte del choriceo (a lo que no nos habríamos negado si no hubiera ocurrido lo primero).

Así que desde entonces, y si el Chuletón & Blogs no lo remedia, ni agua.