lunes, febrero 09, 2009

Vassile, ese Mecenas

P.- Tampoco están ustedes muy contentos con ese impuesto revolucionario que se paga al cine español.

R.- Lo del cine español es un impuesto revolucionario, porque a un sector que está en quiebra se le obliga a subvencionar otro, que es el cine. Que las televisiones privadas aunque no ganen dinero tengamos que invertir el 5% de nuestros ingresos en cine español, mientras TVE compra películas americanas a mansalva [¿¿¿¿???]es una gran contradicción y un abuso. En un momento tan grave el Gobierno debería darnos una moratoria, y no obligarnos a subvencionar a otro sector cada día más ruinoso.

P.- O sea, comparte la tesis de Pedro J. Ramírez de que la televisión pública es una antigualla, un anacronismo del siglo XX y algo más.

R.- Sin ninguna duda que es una antigualla y un anacronismo.La televisión pública es un arma en contra de la libertad de empresa. Imagine que hoy, con el automóvil en crisis, el Estado empieza a construir coches vendiendo a la mitad de su precio.¿Qué pensaríamos? Con la diferencia de que el dinero de la televisión sale de los ciudadanos.


Paolo Vassile, capo de Telecinco.


NOTA: Según los informes de EGEDA y FAPAE, el audiovisual español (lo cual incluye las películas españolas, las distribuidoras, y las empresas de producción), y en concreto el cine, ha sido la industria española que más ha subido en 2007 y 2008. El segundo trimestre del año pasado, un 10%. Igualito que los coches.

No hay comentarios: