lunes, marzo 09, 2009

Lo estoy dando, lo estoy regalando. Por caridad.

Pongo en conocimiento de ustedes vosotros que tengo que aliviar mis estanterías urgentemente, porque a lo largo del año haremos reforma en casa.

Así que aquí les dejo el historial de mis libros en Bookmooch.com.



Lee más y compra menos


Y de aquí a unas horas habrá más en el listado.


Elijan y dense de alta, que es una librería de trueque muy pero que muy molona. Pueden reservarlo en los comentarios y luego hacer la petición a través de la web.

Si alguien quisiera uno de mis libros y no quiere registrarse en Bookmooch, no pasa nada, me lo pide por e-mail (en el perfil) y se lo mando. Eso sí, los gastos de envío corren de su parte: un trueque en bookmooch da puntos canjeables por libros a los miembros, así que a un compa BMero o BMera no le voy a andar cobrando gastos de envío que no cobro a los demás.

Haganse cargo, los libros se me multiplican.

4 comentarios:

Fet dijo...

¿Libros? ¿Y eso qué es lo que es?

Small Blue Thing dijo...

Es algo que ocupa mucho espacio. ¿Quiere uno? Si no le gustan los que salen en el widget tengo más.

Muchos más :(

Javier dijo...

Uffff, yo estaría encantado de adoptar algunos pero corro el riesgo de que "la jefa" me ponga las maletas en la puerta. Ya está harta de mi manía de llenar la casa con estos trastos que "solo lees en verano".
Sincetamente, siento que se vea usted en el horrible trance de tener que darlos en adopción. Cada libro es como un hijo y es muy cruel tener que decidir "este se queda, este se marcha". Y ya verá como dentro de unos meses tendrá usted la necesidad vital de releer justamnete uno de los libros expulsados.
Déjelos en cajas, alquile un trastero por un módico precio y guárdelos. Pero no los expulse de su vida... yo pasé por lo mismo y no tuve otro remedio que volver a buscarlos. No podía vivir sin ellos.

Saludos

Small Blue Thing dijo...

No se crea, servidora es bookcrosera y no me importa demasiado regalar los libros que, al menos en los próximos dos o tres años, no voy a releer. Me gusta comprar libros, qué voy a hacerle; y así cambio de edición o de idioma.

Además, es una cuestión imperiosa: no puedo seguir teniendolos en casa. Se han hecho demasiado grandes, se hacen pis, no tengo tiempo para sacarlos... ehbuenovaleya.

Que no, que son un montón los pendientes y no tengo dinero para un trastero. No caben ya ni en casa de mis padres, ¡ni en casa de mi abuela! De casta le viene a la galga, y mi madre tiene bastante con lo suyo.