domingo, marzo 29, 2009

No hay chanante que valga, sigan con lo suyo

marutrera ha estado por aquí de visita, así que en tres días no ha habido más actividad que pasarlo bien con la visita.

Les dejo leyendo est bonito libe...bro.

Nosotros, los españoles
de Fernando Diaz Villanueva
Merece la pena saber quiénes somos
Recomendación de Criteria

Para algunos interesados, España existe desde 1978, año en que se promulgó la última Constitución española. Para otros, liberales en su mayor parte, el comienzo lo marca la Constitución de Cádiz de 1812. Un tanto por ciento se remonta hasta los Reyes Católicos y la unión de los Reinos de Castilla y Aragón, así como la reconquista de Granada, última plaza mora en la Península. Hay quien, arguyendo serias razones, habla de nación española ya en época visigótica, fijándose principalmente en la conversión de Leovigildo y el comienzo de unos lazosde unión –unidad espiritual de España- desconocidos hasta entonces. Pero lo que, hasta ahora, resultaba novedoso es la tesis que da comienzo a este libro de Fernando Díaz: España existe desde hace tres mil años. Y desde entonces hasta ahora no son pocas cosas las que han sucedido.

Como escribe José María Marco en el prólogo, “este es un libro para disfrutar. Para disfrutar de lo que hicimos los españoles, lo que inventamos, lo que creamos, lo que imaginamos (…) Estamos hablando de una historia muy concreta, la de nuestro país. Es decir de la vida, la obra y con frecuencia milagros de nuestros padres, nuestros abuelos, y los padres y los abuelos de éstos”.

Nosotros, los españoles comienza en la mítica Tartessos y concluye en la guerra de Cuba de 1898. A través de los personajes y sus aconteceres entre estas dos fechas, contados con un estilo sugestivo, el lector puede conocer el nacimiento de una nación y de un pueblo.

25 comentarios:

Jose Antonio del Valle dijo...

¿El que se convirtió no fue Recaredo?

Nia dijo...

En "reconquista" me perdiste.

Fet dijo...

Yo quiero de eso que fuma.

Sota dijo...

WHAHAHAHAHAHAHAHA!!!

(es un libro de humor, no?)

Pequeño perdedor dijo...

Si lo que quiere decir es que Hispania existió hace la releche de tiempo, pues sí... pero es que era provincia romana, no nación. Vamos, me parece recordar.

marutrera dijo...

Deseo reiterar las gracias a la acogida brindada por la Aldea Pitufa, gracias SmallBlue Thing por compartir tu tiempo, tu casa, tus conocimientos, tu pasión y sobre todo tu amistad commigo. Gracias a Papá Pitufo (es que es el único pitufo con barba) por tu hospitalidad y sobre todo por cocinar tan bien.
Espero pronto ser yo vuestra anfitriona.

P.D: el tupper se ha aclimatado bien en mi cocina, está haciendo amistades, yo diría incluso que le hace tilín una fiambrera.

besos.

ZüberSanta dijo...

¿Tartessos? ¿Por qué tan tarde? Desde los dinosaurios cañís de Leza-Jubera como poco, hoygan...

Small Blue Thing dijo...

@Jose: No, se convirtió primero Hermenegildo, por eso le canonizaron... bueno, se canonizó él solo en el momento en que un tal Sisberto, cortesano arriano chiíta, se lo cargó por hereje.

Por eso mismo San Hermenegildo es uno de los santos patronos de los carlistas, cosa que no os contará Villanueva, niños y niñas ;DDDD

@Nia: En efecto.

@marutrera: Te estás haciendo un blog ya, y que se llame Mostachona ;D

Javier dijo...

Esta necesidad de reivindicar constantemente los "orígenes" y "las esencias" me toca los bowlings. Para sentirse miembro de una comunidad no hace falta hacer actos de fe ni recitar las glorias pasadas. En el fondo refleja una gran debilidad de su sentimiento "nacional" y una necesidad casi vital de acudir al pasado para reafirmar el presente.
Es lo malo de los nacionalismos exacerbados, que necesitan tanto mirar al pasado para auto afirmarse que no se dan cuenta que se les escapa el futuro.

Saludos

Maria dijo...

En historia, siempre hay un tiempo anterior o posterior y a mi me parece, que es importante saber qué supuestos "orígenes" se reivindica, entre otras cosas porque se conoce los que se niegan. Dónde empieza el sentimiento identitario es importante por mucho que canse a quien no se identifica; de hecho también hay una identidad de los que no se identifican con nada y un "orígen" de los sin orígen. A mi me parece, por lo menos fascinante, porque sin esos que intentan ver los trascendental en un momento histórico y lo convierten en esencia y mito, tú no tendrías razón de opinar como opinas. Y no se trata de buscar lo positivo, sino de conjugar todas esas diversidades y ver cómo se instalan y con qué discursos lo hacen.
Una se podía preguntar al no sentirse parte de esa esencia, si la reacción contra ella no es precisamente por el deseo y la frustración.
Un saludito

Small Blue Thing dijo...

¿Deseo?

¿Frustración?

pffft (callaros, coño), y sobre todo, ¿¿¿reacción???

¿Qué reacción?

Almudena y Raúl dijo...

Yo creo que María tiene razón en toíto. ¿por qué? muy sencillo mi identidad fragmentada junato a mi origen desdibujado, consiguen vislumbrar entre el polvo añejo acumulado de los libros de historia de España que los que crecimos con los payasos de la tele somos muy distintos a los que crecieron con el cacho erizo de Espinete. De ahí que concluye mi reflexión afirmando que nos espera un futuro muy negro, mas que el culo de Obama, cuando crezca la generación que ha crecido con Leticia Sabater. Ojalá el club disney redima nuestros pecados. AMEN.

Rozonda dijo...

Otra variante del razonamiento fanatico-religioso de "tu lo que tienes es frustracion porque te falta Dios en tu vida"
Hay gente a la que se le ve el plumero desde bien lejos...

Maria dijo...

Aceptaría plumero como disfraz de compañía, sino fuera tan descreída. Pero lo que más me interesan son las reacciones ante preguntas casi ingenuas, que no ante afirmaciones.
Sigo preguntándome si determinadas reacciones no son el resultado de ese deseo de ser esencia y de la frustración de su falta.
La respuesta, en lo personal puede ser sí, no quizás, tal vez, es posible, ni lo sueñes, no hay duda, etc..
Mentar a dios y en mayúscula, no tiene por qué ser signo divino, pero puede ser señal de que algo aprieta, pero estoy segura que no ahoga y me invita de nuevo a la interrogación en voz alta, para ver qué ecos resuenan. Entiendo la sospecha de que cuando alguien siente la llamada identitaria del pueblo, también puede pensarse que esa llamada sea la del pueblo escogido, pero eso sería entrar en otro terreno de uniones en lo universal que nos remontaría a otros orígenes que no comparto; por tanto, se podría descartar la posibilidad de "razonamiento fanático-religioso", además por los motivos manifestados, porque ni lo expresaba como razonamiento, sino como interrogación; ni tampoco como dogma, sino como diversidad de axiomas posibles. En cuanto a lo de religiosa, sólo tengo algo cuando no estoy para "oxtiax".
Mi pregunta ahora se produce en el sentido de plantearme si tu respuesta no tiene más que ver con mi nombre, que con mis palabras..., si es así, entonces incorporaría además, al grupito del deseo, reacción y frustración, la represión y la culpa.
Es muy interesante reconocer que una de las principales señas de identidad de nuestro tiempo, son los programas infantiles, eso es superar prejuicios, como diría Heidegger, es importante reconocer que partimos del naufragio y no de ese supuesto resultado positivo que pretenden hacernos creer que son la religión y otros tantos paradigmas, incluído el científico. Y además de reconocerlo, es necesario sobreponerse a esa inmundicia, para entender que hay "no lugares", desde los que también se puede recuperar el control de nuestras vidas...

Small Blue Thing dijo...

Cuando acabe la perorata, sirvase responder a mis preguntas, si es tan amable. Se las recuerdo:

¿Deseo?

¿Frustración?

pffft (callaros, coño), y sobre todo, ¿¿¿reacción???

¿Qué reacción?

Almudena y Raúl dijo...

Por favor, por caridad, que alguien le compre un yoyó a María, que se aburre mucho.

ME parto cuando leo cosas como identidad, axiomas, culpa...

Sin rodeos, ni aburridas peroratas intentare de-construir el absurdo de su último comentario.

Uno puede reflexionar sobre los orígenes, puede ser divertido a la par que absurdo. Digan lo que digan todos nacemos del vientre de nuestra madre y remontarse más allá es querer rizar el rizo de forma morbosa, porque todo adulto sabe que para que un niño se engendre debe haber existido inseminación.

Plantear preguntas al aire sólo demuestra que la persona que las pregunta no tiene certezas sobre algo tan simple como sus orígenes, y que los busca en los libros y/o en el sagrario por culpa de esas frustraciones que tanto denuncia.

Otra cosa es afirmar categóricamente, y cuando se habla de axiomas (o verdades absolutas) uno está categorizando, dogmatizando. El simple significado de la expresión axiomas posibles, invalida el término axioma. Porque si algo es axiomático, no tiene vuelta de hoja, ni posibilidad, es verdad y punto. Ejemplo de axioma aristotélico: lo que es, es; lo que no es, no es.

Se puede partir de refritos chascarrillos como "acepto plumero como disfraz de compañía", pero yo vislumbro otros disfraces, como son el de ama de casa aburrida, el de licenciada en filosofía en paro, el de psicóloga por correo, o de fanática toca-pelotas de Heiddeger, tan fanática que ve en sus textos verdades, y no suposiciones vacías y psicóticas, (y que nadie dude que se de lo que hablo cuando digo psicóticas) que nos plantea pobremente disfrazados de axiomas.

Escurrir el bulto, esconderse tras excusas como sólo me sorprenden reacciones ante preguntas, que no ante afirmaciones, es signo inequívoco de que la pobre está hecha un lío y no relee sus comentarios. Que esas preguntas se las haga en su mente es posible, que aquí responda a ellas de forma provocadora y pedante, absurdamente axiomática y altamanete rimbombante, es legado, en mi opinión de una falta de relativismo, de ese principio de incertidumbre o de la ley de la refutación, que tanto abogaba la escuela de Viena.

Intentar comparar la religión y la ciencia sólo representa un gran desconocimiento de una y de otra.

Decir que partimos del naufragio, jejejeje, es una frase muy linda. Pero en realidad no partimos del naufragio. A no ser que la María en cuestión sienta que ha naufragado porque no sigue dentro del feto de su madre calentita y sin que le falte la comida. ¿Creo que no hace falta explicar los síntomas básicos de la neurosis, no?

Por otro lado, cuando hablamos de identidad... Eso si que es un naufragio. Porque el ser humano desde que Sócrates leyó en el Oráculo de Delfos la frase conócete a ti mismo, ha evolucionado, pero no lo suficiente como para conocerse a sí mismo. La mayoría ni se lo preguntan, la mayoría ignora que la identidad del hombre de occidente esta dinamitada desde el período de entreguerras. Otra cosa es que la peña se agarre a lo primero que encuentra a mano, sean libros de historia o el culo de un/a mozo/a. Uno es libre de identificarse con lo que quiera, otra cosa muy diferente es que esa persona en cuestión sea eso. Precisamente porque uno es lo que hace, el conjunto de sus acciones. Por tanto hasta que muramos no habremos culminado nuestra identidad, y una vez muertos, a quien le va a importar que Raúl tenga sus vicios.

Concluyo pidiendo disculpas a los que hayan soportado este discursillo. Como si fuese un político no he cumplido mi programa y me he extendido. En fin. Que se la va a hacer, yo no cumplo, pero tampoco cobro por ello. dennowoo

Small Blue Thing dijo...

la mayoría ignora que la identidad del hombre de occidente esta dinamitada desde el período de entreguerras.

Amén.

Maria dijo...

stradMe siento muy halagada por tanta dedicación y entusiasmo. Percibo que a las cuestiones identitarias, también se les exige, además de pureza, ADN.
¿Alguien dijo que soy gitana, judía, negra, mujer, bruja, loca, anciana, enana, extranjera, pobre,...?.
Nuestro eurocentrismo no nos deja comprender lo que no es como nosotras. La cultura judeo-cristiana, al igual que otras, habla de nacimientos sin concepción y la factoría Walt Disney lo confirma. Ciencia y religión, se basan en paradigmas diferentes, pero todos apuntan hacia principios de infalibilidad, manipulación y mentira. Limitar el orígen al momento de la concepción, es perder el particular horizonte del camino recorrido.

Las certezas sólo obedecen a su tiempo y prefiero regalar preguntas a ofrecer respuestas con fecha de caducidad. Por lo general, cuando nos referimos a identidades, lo hacemos, o bien desde alguna de las teorías expresadas como axiomas, o desde nuestra particular experiencia, algo que expuesto desde el desarraigo, adquiere interesantes significados. Hay diversidad de planteamientos científicos distintos y muchos contradictorios entre sí, que ofrecen con falsa generosidad sus verdades absolutas al igual que lo hacen las religiones, por tanto, cuando se habla del descreimiento y/o la crítica, es posible hablar de diversidad de axiomas rompiendo la cuadratura del círculo.

Otro ejemplo de axioma: sólo soy cuando no soy.

Cualquiera de los disfraces sugeridos, exceptuando el de fanática toca-pelotas, es entrañable si se lleva con dignidad y estoy segura que cuando hablas de "verdades o suposiciones vacías y psicóticas", no lo haces desde el menosprecio. Lo interpreto como prejuicio hacia el penoso pasado que se ha magnificado sobre Heidegger, y no hacia el acercamiento que nos hizo de Niestzche, del existencialismo o hacia la gran influencia que ejerció en todos los pensadores que han marcado el sentimiento crítico y hermenéutico que tanto despreciaron a Sócrates por hacerle responsable de ese naufragio que es nuestro punto de partida y al que todo nos remite. Para Heidegger, el problema de la filosofía no era la verdad sino el lenguaje, con lo que toda verdad absoluta queda pulverizada.

Almudena y Raúl dijo...

Simpática en resumen: no confundas paradoja con axioma.

Te lo digo de buen rollo y como consejo :D

Small Blue Thing dijo...

¿Vas a responder a las preguntas que te hemos hecho? ¿O sólo eres tocapelotas a secas, sin el fanática?

Rozonda dijo...

huy! los sinvidas atacan de nuevo!

Maria dijo...

Tenéis razón Almudena y Raúl, no debería de intentar pasar una antinomia por un axioma, pues la inestabilidad emocional, no se acepta como una verdad evidente que se justifica a sí misma, pese a hacerlo demoledoramente.
Querida Small Blue Thing, sólo recuerdo que lo preguntases tú, y me parece que, además de dedicarme a tocar pelotas, en general he dado sobrada respuesta a esas preguntas. Si matizas un poco más, intento divagar sobre algo concreto.
Me vuelvo a mi tierra de muertas vivientes...

Small Blue Thing dijo...

Demostrado pues: tocapelotas.

Pero planteo de nuevo la pregunta:

¿Deseo?

¿Frustración?

pffft (callaros, coño), y sobre todo, ¿¿¿reacción???

¿Qué reacción?

Francisco Javier Teruelo de Luis dijo...

Brillante. A la altura de los libros de texto de la Junta de "Castilla-León" -la forma del palabro esta vez tiene mucha importancia- donde las legiones romanas, en sus primeras escaramuzas con los vacceos, "tomaron contacto con Castilla-León" (Sic).

Una humorada si pudiera ser tomada como broma, pero con tanta manipulación mediática, tanto gilipollas y tan pocas balas como está la cosa actualmente, maldita la gracia que me hace.

Small Blue Thing dijo...

Bienvenido, ubuntí leonés. Sí, lo de que los romanos invadieron España sigue por ahí, hasta en Selectividad.