miércoles, abril 08, 2009

Como no hay dos sin tres

Que no, que yo no quiero ser ministra, sólo quiero vivir de lo que escribo. ¿Tan difícil es? Pues sí.

Ayer me convocaron a una entrevista de trabajo. Para el proyecto (pongamos que no ficción para TV) tendríamos que trabajar en prácticas de aquí a dos meses (que serán tres) para poder desarrollar un dossier audiovisual que presentar a los financiadores. "En prácticas" significa gratis total, con la promesa de la productora de que luego será el equipo el que haga la serie. La productora en cuestión tiene su oficina en lo que en Madrid llamamos la Milla de Oro, lámparas de diseño, obras de arte, pantallas de 52 pulgadas, plataforma mac y muebles de teca. Mi sueldo, media jornada, en este momento de mi carrera, para ese tipo de proyecto podrían ser perfectamente 1500 euros brutos por los tres meses.

La primera entrevista duró una hora. Sí, fui. Normalmente presento mi curriculum y negocio: el no ya lo tengo; y siempre puede colar. En este caso les gusté lo bastante como para pedirme una segunda entrevista, porque tras una hora de enseñarnos los bonitos brutos alrededor del mundo, de la cosa práctica no hablaba nadie, salvo que tenían prisa porque empezasemos (había tres personas en la reunión: una realizadora, una ayudante de producción y yo).

Les dije que no podía trabajar en exclusiva y que quedásemos otro día para negociar, porque se me acababa el parking, lo cual era cierto. Bingo. Al llegar a casa tenía un e-mail que me pedía volver hoy. Respondí que de acuerdo, que me dieran hora, y hasta este momento.


Lo peor de todo es que he estado a punto de llamar esta mañana para acordar una cita y, al menos, negociar. Y como le decía a Mangeclous: son tantos los proyectos que se caen, las películas que no se ruedan, los cortos que te decepcionan, que acabarías diciendo que sí aunque sólo fuera por ver un trabajo terminado.


Me gustaría que le pidieramos a la nueva Ministra algo más que la posibilidad de descargarnos cosas. Me gustaría que nos preocupara que hubiera algo que descargar. Pero no veo que nos preocupe. Y así seguimos, mientras tanto: eternamente en prácticas.

5 comentarios:

Fet dijo...

Pues a mí lo de ir de subsecretario me hubiera venido de putifa.
No está fácil la cosa, yermaniella Blue. Nada fácil.

LADO B dijo...

Por qué a los guionistas nos hacen trabajar gratis!!!!!!!!

Nia dijo...

No sé, pero mi padre lleva trabajando en esto veinte años, de documentalista a director haciendo todo lo que queda en medio, y nunca le han pagado por preparar proyectos. Las cosas se pagan desde que está garantizado que se vayan a emitir, y no antes. Vamos, que no es Madrid, y no es ahora, y no es contigo. Un asco.

Small Blue Thing dijo...

No es conmigo. ¿Y? Por algún sitio se tendrá que romper la olla.

Si quieren que trabaje estos dos meses, que lo incluyan a posteriori, que es como, de hecho, se trabaja en las productoras.

amor y libertad dijo...

algún día se abrirá la puerta, seguro, ya verás