lunes, mayo 18, 2009



Buen viaje, don Mario
.

1 comentario:

Javier dijo...

Y ahora, ¿cómo llenaré las largas tardes de otoño? .
Releer de nuevo. Igual que releo a Nerura, Papasseit o Hernandez. De nuevo a volver a abrir los viejos libros para buscar aquel verso que, aun conociéndolo de memoria, necesito leer una y otra vez.
Adiós Mario, buen viaje.