sábado, mayo 30, 2009

Factores sociales

No sé si recuerdan este post de febrero:

Si al final tú te vas a curar, ¿no?


Aquel día tuve mi entrevista de baremación para acceder a la condición de discapacitada y poder solicitar asistencia personal. Los habituales y amigos recordarán que por entonces llevaba cuatro meses en el Master, y la UC3M me había incluido de tapadillo en el Programa de Asistencia a Estudiantes con Necesidades Especiales: la condición de persona con enfermedad mental no nos hace receptores de la Ley de Dependencia. Aparte de los problemas de agorafobia, apetito e higiene personal que venía arrastrando como seis años desde la última vez que empeoré.

El Centro de Área de mi barrio tiene un aspecto carcelario que te pone de un humor chungo nada más entrar: en el vestíbulo te juntas con toxicómanos, parados, madres adolescentes, abuelos abandonados y miembros y miembras de lo que algún listo llamó umbral de pobreza. Te envían una carta con la fecha y la hora que no puedes modificar, y allí nos plantamos herberwest y yo a las 3 de la tarde, cuando los del umbral ya se habían ido.

Aun así, a las cuatro fuimos a avisar de que habíamos llegado, por si acaso lo habían olvidado.

- Oye, esto es como el médico: te tocará cuando te toque.

Pero fue a avisar, y acto seguido nos llamó la psicóloga.

Dedicó un momento a leer los informes médicos y psiquiátricos y comenzó la entrevista:

- ¿Y tú estás siempre triste?

- Pues, eeh... me preocupa más mi problema de autonomía.

- Veo que tienes crisis de agorafobia.

- Sí, en efecto, y eso...

- Pero este chico es tu marido, ¿no?

- ¿Cómo?

- Sí, que compañía tienes.

- Pero él trabaja, y no se trata de que me haga compañía, sino de poder ir yo a mis clases sin él...

- Claro, claro, es lo que quiero decir, que seguro que tienes amigos.

- Perdón, ¿cómo dice?

- Que seguro que te puede llevar un amigo. ¿Tienes amigos?

- Mis amigos no son asistentes personales.

- Ya, pero entiende una cosa: yo no te puedo dar dinero por estar enferma.

- No le he pedido dinero. De hecho, no quería solicitar la pensión, lo que yo necesito es asistencia personal y rehabilitación social, y eso lo garantiza la Ley...

- Sí, bueno, la Ley es la Ley y nosotros somos nosotros.

- ...

- Aquí no evaluamos necesidades ni derechos: ni siquiera síntomas. Evaluamos minusvalías. Y tú estás enferma, pero tienes amigos, tienes pareja, y además eres licenciada.

- ¿Pero qué tiene que ver que sea licenciada? ¿Acaso no ha visto mi hoja de vida laboral?

- Pero es que eso me da lo mismo. Tienes que ser positiva, mujer. ¿Cómo voy a darte una discapacidad si al final te vas a curar?


Salimos de aquella entrevista bastante aturdidos. Veinte minutos después nos llamó una señora con bata.

Se identificó como la trabajadora social.

- Yo soy la trabajadora social, y voy a hacerte la evaluación social [sic]. ¿Trabajas?

- No, hago un Mast... no.

- Entonces estás en el paro.

- Eeeh... sí.

- ¿Tienes estudios?

- Sí.

- ¿Nivel?

- Licenciada.

- ¿Casada?

- Sí.

- Pues aquí pones "pareja de hecho".

- Pues pareja de hecho.

- Llevas un año enferma, ¿es así?

- No, de hecho me diagnosticaron en 1992 la primera vez.

- Pero el psiquiatra de la Seguridad Social te vio en 2008.

- Sí, pero en el informe dice que había estado viendo a un psiquiatra privado durante cinco años...

- Eso a nosotros nos da igual. Así pues...

Me levanté. Le dije que me estaba evaluando, no humillando, y que no tenía ningún derecho a hablarme así. Y me marché.

Esperé a herberwest en el coche. Tardó en volver. Camino de Getafe me dijo que la trabajadora social le había entrevistado a él: le preguntó si hacía "esas cosas" a menudo y si le agredía.


Ayer llegó la carta de resolución.

Contra todo pronóstico, me han concedido el 33%. Ahora que puedo moverme por mí misma, que cocino, que me aseo y que voy a los sitios sola, ahora reconocen mi necesidad de asistencia. Pero no lo hacen por las consecuencias del TLP.

Se me concede el 33% de discapacidad en función de factores sociales que afectan a la familia.

Manifestar tu dignidad es un signo claro de violencia doméstica y desequilibrio. Que lo sepais.

13 comentarios:

Rozonda dijo...

Por que sera que toda esa mierda no me sorprende.

Rozonda, a cuyo padre le negaron en 2005 una ayuda para comprar un aparato para mover a su esposa, de más de 110 kilos, "porque su hija está en el paro y puede moverla" (sic)

Nia dijo...

Esto... vale que el sistema está enfermo de raíz, eso no lo discuto en lo más mínimo, pero parece que vuestros dos casos lo que tienen en común es un machismo tremebundo. Blue Thing consigue que le reconozcan algún porcentaje de discapacidad porque un profesional asume que perjudica a Herberwest. Ella, como mujer, se las debería apañar solita para hacer sus cosas, lo malo es que sus enfurruñes afecten al hombre que le pilla más cerca. Y en el caso de Roz, pues simplemente, habiendo una mujer a mano para hacer de enfermera gratis a tiempo completo, ¿para qué molestarse con otra cosa? Asco de mundo, de verdad.

Aparte, una pregunta. A mí lo de las discapacidades en % me suena a chino. ¿tú qué opinas?

Anónimo dijo...

Mi madre murió sin aclarar porqué le dió una semana antes del deceso 18.000 euros a mi hermano, que desde la cárcel -condenado por violencia de género- consiguió que le enviara ese dinero para sus proyectos inmobiliarios.

Mi padre con alzheimer está consteándose en una residencia ilegal su estancia, mientras cree que su hija que le acompaña es su mujer que aún vive con él.

Su hija, mi hermana, tiene una discapacidad por esquizofrenia del 85%, con una pensión de 240 euros al mes.

Y mi hermano que ya está libre de prisión, y que estaba devolviendo los 18.000 euros a razón de 200 euros al mes que iban a parar a mi hermana por su sacrificio como acompañante de su padre, HA DESAPARECIDO, DEJANDO DE PAGAR los 200 euros.

Un día alegó que no fué un préstamo, por lo que decía que no está obligado a devolver nada.

Mientras unos se pudren en la miseria, LOS FASCISTAS SE LUCRAN CON EL SUDOR DE NUESTRO ESFUERZO.

Maldito Capitalismo!

Fet dijo...

Yo me descojono por no llorar.

Small Blue Thing dijo...

En efecto, Nia: teniendo una hija que ejerciera no había lugar. "La Ley es la Ley y nosotros somos nosotros": traducido como "me mola tener el poder y decidir por encima de los derechos ajenos".

Ajenjo dijo...

Pues a mí si me dan ganas de llorar...

Pequeño perdedor dijo...

A mí, de lo que entran ganas es de liarme a escopetazos con esa gentuza. Sobre todo con el tío de los 18.000 euros del que habla el comentario anónimo.

Afterburner dijo...

No sabia que por no lavarte y vacilar a funcionarios te daban pasta, llevo toda la vida haciendolo y nunca he sacado un duro.

Tengo que informarme dios!

Small Blue Thing dijo...

¿Por qué has hecho ese comentario?

Anónimo dijo...

Dos cosillas...

1ª. Por que será que en las comunidades donde gobiernan miembros del PP pasan estas cosas... hay lo dejo.

2ª. qui no plora no mama...

Rozonda dijo...

Lo triste era que mi padre no pedía la ayuda (un aparato) para él, sino para mí; por supuesto que él n,con sus casi ochentas, no iba a mover a una señora de más de 110 kilos. Pero yo, con 70 kilos de peso (entonces) poca fuerza y ninguna experiencia en mover enfermos...tampoc podía apenas.
El silogismo "como estás en el paro, destrózate la espalda" me dejó fría. Y más aabiendo que de estar colocada, como vivía con ellos y contribuía al hogar, TAMPOCO nos la hubieran dado por sobrepasar el mínimo económico.
¿asco? Se queda corto.

PsicoAlhana dijo...

Si necesitas ayuda para tener una trabajadora familiar debes de ir a tu centro de salud mental y alli pedir hora con la trabajadora social junto con tu grado de incapacidad. Le tienes que decir que no eres capaz de realizar las AVD más básicas y que necesitas ayuda en la casa. Si no te lo conceden y tienes dinero (lo digo por experiencia) tendrás que buscarte una pagando como todos los demñas enfermos que no disponen de PNC (ya sabras a k me refiero).

Para la rehabilitacion hay Centros de Día y CLub Sociales de asociaciones de enfermos mentales pero no cumples el perfil para entrar y te lo digo como trabajadora activa en estos centros.

Un usuario con TLP tiene muchisimas capacidades y suele ser autonomo e independiente como para necesitar un centro de día donde hay enfermos con esquizofrenia grave y crónica y alli basicamente les ayudan a tener un PRELABORAL cosa que si tu ya tienes trabajo, lo veo una tonteria.

Me decantaria más en tu caso en una ayuda a domicilio como es el PSI que es profesional que realiza muchas actividades para reinsercion comunitario en personas como tu y ademas tb buscan soluciones para todo.

Soy una PSI de barcelona y sé de lo que hablo por tanto, cualquier cosa, me escribes!

Small Blue Thing dijo...

Gracias mil por tu ofrecimiento, PsicoAlhana. No sé muy bien cómo has llegado a este blog, pero te pongo en antecedentes por si no has pinchado en otros enlaces:

En efecto, el año pasado estudiaba, y este trabajo.

Pero cuando solicité la declaración no podía ni estudiar ni trabajar. En aquel momento, además, todavía no me había casado aunque ya tenía pareja.

Bien, la respuesta de la TS de mi zona, hace cuatro años fue que podría casarme, o vender mi casa para solicitar una residencia, o alquilar una de las dos habitaciones de mi piso a quien yo, por mi cuenta y riesgo, contratara como AP/PSI. En aquel momento, la Ley de Dependencia estaba en trámite, aunque la asistencia personal, con ella aprobada, quedó como quedó. El post está en el blog.

También hay otro post que te recomiendo leer, si me permites la sugerencia, pues creo que profesionalmente te vas a encontrar situaciones similares. Es este. En el momento en que lo escribí, tenía un diagnóstico más burdo hecho por otro médico.

El problema que muchas personas con enfermedad mental estamos afrontando, y no sólo los que llamas, erróneamente, leves, es que los Aparcamientos de Día o los Centros de Internamiento digooooo residencias sólo cubren un sector muy concreto de crónicos, entre los cuales hay incluso personas que podrían ser más autónomas si la filosofía de estos centros cambiase. Los demás, sencillamente, tenemos como mucho talleres de alfarería y grupos de apoyo mutuo... para nuestros padres.

Sé que conoces el percal porque he visitado tu blog, así que no necesito contarte todo esto ;) pero aun así, supongo que conocerás Radio Nikosia y proyectos similares. En ellos han/hemos analizado figuras como el PSI. De todos modos, le voy a pasar tu blog a la gente de Nikosia y al Foro de Vida Independiente, porque a los catalanes les vendrá bien.

En Madrid es que ni nos imaginamos llegar, ¿sabes?