sábado, junio 06, 2009

Siempre silencio La muerte de Carradine

Escrito la mañana del sábado 6-6-2009:
El padre de una chica de mi clase se suicidó poco antes de que acabáramos el colegio. El hombre tenía una baja por invalidez y saltó por el balcón. Nunca volvió a hablar de él. Ni siquiera hablaron de él en el funeral.

Leo en donde Sota que David Carradine se suicidó. En concreto, que uno de sus lectores se enteró via perezhilton.com, porque los medios norteamericanos seguían hablando de accidente durante un rodaje.

En Empire Online leo que, en efecto, le encontraron con una soga al cuello, y que las fuentes de la BBC descartan un crimen.

No sólo nos callamos antes de los suicidios y no los evitamos. Nos callamos también después. O sea, antes del siguiente.


Actualizando por la tarde: Además de Sota en los comentarios, Pasión por el cine publica que, en efecto, la muerte de Carradine se debe a un accidente y no a un suicidio. Así que, esta vez, sólo hay que lamentar el suceso y no lo que llevó a este. Pírrica, pero victoria, al fin y al cabo.

4 comentarios:

Sota dijo...

Parece ser que no fue tanto un suicidio como un accidente, que el buen hombre se estaba haciendo una paja con asfixia y se le fue la mano. Bueno, el cuello.

En cualquier caso, la versión del despiste me parece mejor, qué quieres.

Small Blue Thing dijo...

Espero que fuera así. Por cualquiera de las dos razones.

Sota dijo...

Poniéndonos übercínicos, también se podría decir que es mala follá irse a morir de un accidente masturbatorio... en Bankog precisamente.

Pero como ni usted ni yo somo cínicos, no lo vamos a hacer, verdad?

Small Blue Thing dijo...

Lo mismo era pa evitar la tentación.