sábado, agosto 22, 2009

Cosas de las que no discutes cuando ayunas

El Ramadan prohíbe, entre otras cosas, meterse en charletas y mucho menos discutir por chorradas. Pero una es cotilla y se ha encontrado este link vía Gong en twitter.

El autor insiste en que las subvenciones no se devuelven, lo cual no es correcto del todo (una subvención a opera prima es a fondo perdido, un adelanto del ICAA, lo que se llama habitualmente "las subvenciones", no), pero en el post se habla sólo de una parte de las ayudas. Es una reflexión interesante de un tema del que aquí también he hablado y del que todo profesional de esto discute al menos una vez a la semana.

Os lo recomiendo, como os recomiendo la segunda parte del vídeo de ayer:


6 comentarios:

ZüberSanta dijo...

Yo no estoy entrando mucho en el twitter porque tengo un examen pasao mañana, pero contrimás artículos de opinión leo, más me gusta el twitter. Deberían limitar la opinión a 140 caracteres en todos los periódicos.

Small Blue Thing dijo...

Diga usté que sí.

Gonzalo Martín dijo...

Insisto en que las subvenciones no se devuelven: son subvenciones. Por definición, están para que te las quedes. El ICAA tiene ayudas directas y las que generas por la vía de taquilla. Son incompatibles entre sí, pero las dos son de la misma naturaleza: ayudas a la producción y amortización de largometrajes, "las subvenciones". En ningún caso se devuelven. Sólo has de devolver los préstamos que, como anticipo de subvenciones y ventas de derechos (es decir, las películas que se venden a las teles por su cuota de inversion obligatoria), te dan los bancos, generalmente el ICO, que tiene líneas destinadas a estas cosas.

Small Blue Thing dijo...

Hombre, muy honrada. Gracias por la visita.

Entonces, ¿cuántas películas reciben ambas, y en qué porcentaje? ¿Tiene razón entonces Bigas Luna cuando dice que sin los adelantos no se puede producir?

Y sobre todo, ¿habría que cambiar la regulación de la recepción? Quizá entonces la confusión sería menor.

Cuando yo digo que se devuelven no lo digo en modo pontificador, Dios me libre: así lo aprendemos, y así nos lo dan por escrito en formaciones como la última que he hecho. Si no, sería cínico que yo, que hasta ahora he hecho cortometrajes (subvencionados, claro, y habría mucho para discutir), dijera que tenía que devolver las ayudas ICAA.

Gonzalo Martín dijo...

Las ayudas a la amortización (taquilla, tercera vía llamada otras veces) es un derecho que se genera automáticamente cuando se recauda un mínimo en taquilla y con un límite en el porcentaje del presupuesto y en la cantidad total. Cuándo lo cobras, es otra cosa, pues depende de las liquidaciones de la administración, de ahí que hagan falta bancos que toman como garantía estos derechos. Las ayudas a proyecto tienen los límites en la ley y en la convocatoria, lo tienes todo en la web del ICAA.

Bigas Luna tiene razón sólo si se trata del tipo de producto que se hace en España: para consumo local. Si produces para el mercado internacional, entonces las ayudas son formas de mejorar la rentabilidad, pero generalmente no se levanta el proyecto en función de las ayudas, sino de las ventas internacionales. Eso es producción de verdad y lo que se hace en España gestionar subvenciones. Sin derechos de tele no se puede rodar, pero como llamarías tu a unos derechos que se corresponden con una inversion obligatoria de empresas públicas en pérdidas: subvención encubierta, aunque legalmente no sea así.

Producir para el mercado internacional en España lo hace muy poca gente y emplean las ayudas como palanca para su entrada en proyectos de entidad.


El tema de los cortometrajes es otro mundo. Si tienes que devolver una subvención, no es una subvención, es un crédito.

Small Blue Thing dijo...

De hecho, siempre había sido reacia _incluso peleona_ con esa acusación generalizada de gestionar subvenciones... hasta que me pasó con mi productor. Si el proyecto, para la web, no acreditaba obtener subvención como los cortos, no veía por qué hacerlo. Está contado aquí, claro.