martes, agosto 11, 2009

La "revolución"

Nos hemos tragado un oxímoron del tamaño de Júpiter, "realidad virtual", con una tranquilidad y una alegría que habría dejado anonadado al más visionario creador del doblepensar del Partido Interno de Oceanía.

Nos están vendiendo humo, nos están pidiendo que voluntariamente entremos en Mátrix, pero si lo recordáis en la película el mundo virtual era exactamente igual que como había sido el real: una mierda, levantarse temprano para ir a trabajar y llevar una vida gris y sin sentido dentro de un cubículo, como cuando el bueno de Alfredo Landa se fue a Alemania con su amigo Pepe Sacristán y descubrió que allí también se trabajaba de sol a sol, y que no sólo no ataban los perros con longanizas, sino que de noche se cenaba sopa de nabo y si querías comer longanizas te las tenías que llevar de España. Todo va a cambiar, sin duda, pero sólo para asegurarse de que en el fondo todo siga exactamente igual que antes. Por supuesto, y por desgracia, no es que haya un verdadero plan maligno detrás, sino que sencillamente es un conjunto de millones de acciones irreflexivas e idiotas, la marea de millones de egos que se autoalaban y no se les ocurre pensar qué es lo que están haciendo ni las consecuencias que tiene.

[...]

Probablemente eso sea lo más bello de todo el proceso: todos seremos verdaderos voluntarios, entusiastas y enfervorizados, de trabajar para nada y sobre todo para meternos nosotros mismos en un cambio que, por mucho que nos hagamos ilusiones, no controlamos ni lo más mínimo, por más que esos gurús nos estén vendiendo la trola de que cada uno, individualmente como miembro exclusivo e irrepetible de la masa, somos los verdaderos protagonistas de la Historia, del cambio, de la revolución que mudará la faz del mundo. Yo no sé vosotros, pero a mí cuando me lamen demasiado el ojete empiezo a sospechar que lo que quieren al final es darme por culo.


SuperSantiEgo pone la cancamusa 2.0 donde debe estar (y de donde probablemente no pueda moverse): el limbo.

Imprescindible post.

2 comentarios:

ZüberSanta dijo...

"...sencillamente es un conjunto de millones de acciones irreflexivas e idiotas, la marea de millones de egos que se autoalaban y no se les ocurre pensar qué es lo que están haciendo ni las consecuencias que tiene."
Bien definido. Como definición del concepto de Historia Universal de la Cultura tampoco está mal.

Small Blue Thing dijo...

Pues ahí me ha pillao.