miércoles, septiembre 02, 2009

Aquí el que sabe soy yo

Este post sobre palabras malditas tiene su origen en un correo facebook que envié a la coordinadora de acciones de Amnistía Internacional, sección española, en las redes sociales.

La chica quiso hacerle llegar mis objecciones al grupo de expertos [sic], que le respondieron con este texto:

"Amnistía Internacional hace habitualmente referencia a los "tribunales de ley islámica" o "tribunales de la sharia" cuando éstos juzgan a las personas en tribunales establecidos, y de acuerdo a los preceptos de la sharia. En el caso de Malasia, se da la circunstancia de que los tribunales de sharia aplican sólo a parte de la población.

Amnistía Internacional no entra en el debate sobre si la sharia es un código de conducta o tiene cualquier otra naturaleza; lo cierto es que las personas son juzgadas de acuerdo a ella, ante un tribunal, sin las debidas garantías, y sin cumplir los estándares internacionales de juicios justos"



- Oiga, es que ha dicho usté tribunal de catecismo pero se ha equivocao, que el catecismo no pue...

- Me da igual. Soy un experto y sólo miro sus preceptos.

- Precisamente, verá, es que no tiene precep...

- No entro en debates.


He respondido de nuevo enlazando al mismo texto del post que ha publicado Webislam.com . He transmitido una nueva pregunta a los expertos: ¿cuáles son esos preceptos? ¿qué texto coránico aplica el tribunal de turno? Porque si saben, y ahora sí lo saben, que la Shariah me dice cómo hacer la fila en la mezquita pero no se puede aplicar en un tribunal, y con todo siguen empleando el término, el comunicado será incorrecto por falso, y huelo cierto tufo racista.

En este caso, la pregunta no se realiza desde la experiencia de la práctica musulmana, sino desde el conocimiento de los diplomas en civilización islámica, impartidos, mayoritariamente, por no musulmanes.


Desde Filadelfia soy miembro de la Red de Acciones Urgentes de la sección norteamericana de A.I. Nunca en sus comunicados me ha ocurrido cosa semejante. Aun antes de que ocurrieran cosas como esta, había sido testigo en directo de patinazos constantes de la Sección Española respecto del mundo musulmán. Se me ocurren ejemplos paralelos, pero no voy a jugar a las comparaciones después de haber escrito ese post, precisamente.


Lo triste, que también le he transmitido en mi respuesta, es que la Junta Islámica asesora de forma gratuita a una ONG y a varios medios de comunicación en cuanto al mal uso de términos sin más problema.