jueves, septiembre 03, 2009

Bruce Lawrence: Historia del Corán

Si alguien anda pensando cómo meterle mano al Noble y Generoso, o le dan pereza los tafsires, o está tan harto de que yo le diga que busque traducciones con comentario concretas, o especialmente si es musulmán, lee árabe y cree que lo sabe todo, imprescindible lectura.

Todos los textos del presente libro ilustran un aspecto recurrente y esencial: que si bien el Corán propiamente dicho es una fuente unitaria y coherente de conocimiento, no hay un solo mensaje coránico. El Corán, como toda la literatura sagrada, exige estudio. La acción de estudiar su forma, su contenido y su transmisión a lo largo del tiempo se llama "interpretación". [...] Sea cual sea el intérprete, seleccionará ciertos temas, asuntos o acentos y hará hincapié en ellos y no en otros. La diferencia principal, cuando se realizan afirmaciones sobre una cosmovisión islámica normativa, radica entre una selección limitada o amplia de textos coránicos, o, para ser más exactos, entre sacar de contexto ciertos versículos y pasajes o examinarlos en su contexto completo.



9 comentarios:

Sota dijo...

Hombre, pero esto es un poco de perogrullo, no?

Rozonda dijo...

perogrullo es, pero media humanidad no se lo aplica a sus textos sagrados, porque requiere de pensá, y eso duele la cabeza, hoyga.
Rozonda, que tiene el dia cínico.

Small en la blacguarry dijo...

Tan es asi que en el libro asistes en recorrido de la Revelacion a la construccion del Taj Mahal, Ibn Al Arabi, la santeria islamica, Bin Laden y Farrakhan de forma comparada. Un pedazo de trabajo.

Rozonda dijo...

La santeria islamica??
Mooooooola
(una es bruja, perdone usté la deformación profesioná) :)))))

Sota dijo...

Existe un equivalente a la santería en el Islam?

Déme información sobre eso, Pitu!

(que vamos, yo a lo más que llegaba era al sincretismo entre cristianismo, islam y cultos solares primitivos de algunos gitanos...)

Small Blue Thing dijo...

Un capítulo de este libro habla de la veneración por el Corán de personas analfabetas. En África y Asia se atribuye poder a las letras como signos (ayats) en el orden de las aleyas. Se escribe la aleya en pizarras o tazones, y se disuelve la escritura en agua para curar enfermedades, o como simple protección. Al no poder memorizar, se ingiere la aleya.

Tremendo libro.

Rozonda dijo...

Que interesante. Ya habia oido yo ecos de estas cosas en Borges y en otros autores. Investigare , que a mi me gusta la investigeishon :D

Small Blue Thing dijo...

Pues te lo presto. Y si después lo quiere Nia se lo pasas antes de devolverlo.

Rozonda dijo...

guay, mapunto :D