sábado, septiembre 26, 2009

"¿En qué trabajas?" "¿Estudias o trabajas?"



Hace unas horas, una amiga de un amigo me preguntaba exactamente cómo me gano la vida, y le he tenido que contestar que, obviamente, de milagro. Como sabeis la mayoría, tras varios años trabajando en comunicación me dieron un primer premio que me dio mi primer corto, y durante los años posteriores compaginé con la enseñanza media (¡cómo lo echo de menos!). Hasta que llegó la beca, la escritura del primer largo, y el Master. Y este año me ha tocado ponerme otra vez a buscar trabajo.

Pero además, casi al mismo tiempo, he llegado a este post de Marcelo Cabrera, sobre el compromiso de fidelidad que piden algunos productores.

David Muñoz dice en la cabecera de su blog que ser guionista significa trabajar en muchos proyectos que no llegan a hacerse realidad. Este año es cuando lo he vivido en las mismas carnes: al productor de Cabrera, que pedía que no tuvieramos "kioscos" de guiones, yo le podría haber contestado al tipo que este año me llamaron casi a la vez de cuatro proyectos distintos. Cuatro. Tres producciones largas (dos de ellas documentales) y un corto. Como no sabía cuál se podía caer, decidí dar una respuesta afirmativa a los cuatro.

El primer documental no sé si se cayó o no: a la semana la productora decidió dos cosas: que iba a dirigir ella y que podía prescindir de las guionistas, o al menos eso fue lo que oí cuando telefoneé pidiendo explicaciones de por qué no nos llamaban ni llegaban los contratos. De momento, no sé si siguen produciendo, pero no ha habido más noticias.

El segundo documental pedía un compromiso "en prácticas", sin contrato ni acreditación, de tres meses antes de comenzar a trabajar en la obra propiamente dicha. Solicité un compromiso escrito de reconocimiento de crédito como míniimo, y escogieron a otra persona.

La película tuvo problemas de financiación y no sé si podrán contar conmigo o preferirán un equipo más reducido.

Y el cortometraje, que todavía no tiene financiación, es el único proyecto que ha avanzado, y ha comenzado la preproducción.

Manda pelotas.

4 comentarios:

barbaria dijo...

¿ Y si opositas? Harían falta profesores como tú.

Nia dijo...

Jo... a ver si te sale algo pronto ya.

Small Blue Thing dijo...

Me encantaría. El problema de la oposición es que, a pesar de que es amigable de preparar (no es lo mismo un tratado de administración pública que uno con temas de historia, incluso contando los de geografía), requiere dedicación exclusiva durante por lo menos un año; y en una Comunidad como Madrid que reduce plazas cada convocatoria (aunque Extremadura empieza a imitarla) pues más todavía.

Y es que ahora no me puedo permitir tener dos medias profesiones: o me dedico a una o a otra. Y se me pasa el arroz :(

Rozonda dijo...

Lo bueno de dedicarse a siete u ocho coasas como yo es que cuando te preguntan eso los dejas múos y ya no te preguntan en tres o cuatro años :D