lunes, octubre 19, 2009

60 páginas de delirios



Si algunos lugares que frecuento se enteraran de que el guión famoso del pitching es un dramazo de gente delirando dejarían de meterse con Hipatío el Grande e Isabel Coixet para, digamos para ir empezando, banearme ad inferis. Pero de momento ni se han enterado, ni hay compromiso de compra, así que seguiré disimulando perramente.

Después de dos semanas de reescritura, no conoce esta historia ni la madre que la parió. Esta tarde tengo fisioterapeuta porque me he dislocado una muñeca y, aunque he dejado de entrenar, no he dejado de escribir, y me duele la mano, una cadera, y la cabeza todas las mañanas.

Cada vez que mis personajes sufren un delirio o se caen, tengo que bucear en mis propias mierdas para pensar qué rompen, cómo se hacen daño, qué dicen o qué les duele. Así que estoy cansadísima.

Pero sólo me quedan 30 páginas.

5 comentarios:

ZüberSanta dijo...

♪ Snow can wait, i forgot my mittons...♪
Muchos ánimos en la brega. Y bucee usté tranquila, que tiene usté reservas de sobra para eso y para mucho más.

barbaria dijo...

El dramazo conmueve diez mil veces más que el famoso filete. ;)
Y como (te cito) "todo lo que pasa, pasa para bien" tienes vivencias para que tus personajes sean de carne y hueso y no papel y tinta.
Además todos los partos son dolorosos ¿creías que ibas a librarte?

Small Blue Thing dijo...

:DDDDD

Aunque a estas alturas es muy diferente de la versión que tú leíste.

Pequeño perdedor dijo...

¡Valor y al toro! Yo mismo estoy meditando si meterme en un importante (para mí, no se vayan a pensar lo que es) fregado literario para ver si así me sacudo mi habitual pereza, y estoy temblando sólo de pensar en lo que puede suponerme.

Small Blue Thing dijo...

Para ayudarte con eso hay un software de creación literaria que se llama ywriter. Es shareware.

Sólo lo he usado una vez porque luego me puse con el guión (y para los guiones uso CeltX) pero tiene fichas de personaje, de capítulos... Todo eso, lo sé por experiencia, ayuda a quitarse el síndrome de la página en blanco. Inténtalo.