martes, octubre 27, 2009

¡Hombreeeee, cuánto tiempo! ¿Te acuerdas de mí?



Para que no me coman los demonios empezando por lo de dentro, a partir de ayer decidí dedicar los lunes al ataque y asalto de contactos profesionales non petita, a saber: dar la brasa a quien se deje, recuperar contactos de hace pum, volver a escribir a esa gente que me pidió un spec y nunca más supe, y avivar las brasas de donde una vez hubiese fuego de la pasión. Amén de esos e-mails de "ya sé que buscan ustedes una actriz joven/ayudante de montaje/director/banquero que financie, pero ¿han pensado en renovar su plantilla de guionistas?".

El resultado no ha podido ser más esperanzador: seis e-mails enviados, cero correos devueltos, cero insultos, y una respuesta positiva que se concretará en algo esta semana o la que viene.

Tiemblen, que el lunes que viene vuelvo.

5 comentarios:

drzito dijo...

"las brasas de donde una vez hubiese fuego de la pasión"

ESAS brasas?

Rozonda dijo...

Esa es una táctica que los autónomos usamos a menudo. Yo la lamo "porculing fino y educado :D" y tiene más éxito del que parece, sobre todo a largo plazo.

Fet dijo...

El viejo "Quién no llora..."
Si es que los muy jodidos no vienen a buscarte a casa.

Small Blue Thing dijo...

Fet: Nefecto. Ignorantes...

Rozonda: Dior te oiga.

Doctor: ESAS. Y AQUELLAS si se tercia. Bien metidas en el calientacolchones de cobre. Y además, si por la parte del currelo no tuviera respuesta alguna, al menos tendría algo para (ejem) consolarme.

Gracias por la visita, muy honrada. Está usted en su campana, póngase cómodo y tal.

drzito dijo...

Jajaja. Tiene usted brasas a pares!

Descuide que me pondre comodo por aqui. Usted no se preocupe, ocupo poco espacio.