sábado, octubre 31, 2009

An Nisaa I: Hamida Ben Sadia



En el espíritu de dejar de hablar y hacer, quería haber empezado esta semana retomando los posts islámicos de los viernes hablando de otros musulmanes y musulmanas (fundamentalmente estas), para que vierais que no soy musulmana a mi manera, sino musulmana como muchos otros.

Triste tener que empezar con un requiem. Hamida Ben Sadia, argelina francesa, murió ayer.

En España se prestó hace unos años mucha atención a su trabajo en Argelia: Hamida fue casada en un matrimonio concertado siendo una adolescente con un chico del pueblo kabileño de sus padres, matrimonio que acabó como el Rosario de la Aurora, obviamente.

Sin embargo, en el entorno feminista y de la izquierda, el matrimonio de Hamida era un detalle que muchos no conocíamos, tal era la fuerza de su trabajo. En Argelia, se plantó delante del FIS y no paró hasta conseguir por Ley la derogación del Código de Familia (que permitía matrimonios como el suyo). Los diarios que celebraban su testimonio de mujer oprimida no dedicaron ni una línea en español a su lucha contra la Ley de integración francesa de 2004. Su defensa de los derechos de las mujeres inmigrantes a hablar por sí mismas (y no a través de asociaciones francesas) le valió la antipatía de las feministas clásicas, de buena parte de la izquierda francesa y de los mismos medios que la jalearon como icono en los ochenta.

Para el que entienda francés, aquí está la última entrevista que concedió a Oumma.tv, con ocasión de la publicación de sus memorias, Itinerario de una mujer francesa.


Décès de Hamida Ben Sadia
por oumma


2 comentarios:

ZüberSanta dijo...

Aprovechando que estoy leyendo (por fin) el libro de Edward Said, la puta manía de "representar" a los otros acabará un día de estos con la poca credibilidad que nos queda a la izquierda europea. Con lo fácil que es callarse y escuchar, cagüentó...

Small Blue Thing dijo...

La cita más famosa de Hamida Ben Saida fue, por lo visto, "no pienso ser la morita de guardia". Fastuosa (mejor todavía que la de "¿es que no saben que debajo del velo hay una cabeza pensante?"). No me extraña que la odiaran las de Ni Putas Ni Sumisas.