martes, octubre 06, 2009

Traedme a vuestros pobres, pero mejor que no pasen por Barajas

Ayer en Twitter rebotaron varios posts recientes de ciudadanos venezolanos que han sido retenidos en el aeropuerto de Barajas y puestos de cabeza en un avión hacia Caracas por una cuestión de cupos numéricos. Es decir, que aunque cumplían con los requisitos legales que establece la _ya de por sí injusta_ Extranjería, visado, reserva de hotel, billete de vuelta e invitación acreditativa de la temporalidad de la estancia, llegaron los últimos y les dieron puerta.

Dos de ellas, dos señoras de 60 años, ni siquiera pudieron ser visitadas por su hija y yerno español que habían ido, lógicamente, a recogerlas, y que esperaron 13 horas en vano.

Pero los "agentes de rechazo" no sabían que el yerno es blogger y se llama Stralunato. Y ha estado tuiteando las denuncias de decenas de personas que no han podido disfrutar de sus vacaciones por ser sospechosamente latinoamericanos.


La Seguridad de Barajas ya era conocida en este blog por su celo en no dejar salir. Mucho más impunemente actúan a la hora de no dejar entrar.

Si Internet fuera realmente tan poderosa como algunos repiten, estos posts llegarían a algún sitio y los agentes de rechazo tendrían abierto un expediente hace rato. Pero, honestamente, lo dudo bastante.



No hay comentarios: