sábado, noviembre 28, 2009

Drama City

Pero qué pedazo de libro, oigan.





Hacía mucho que no aprendía tanto de la metáfora narrativa como en esta novela. Hay gente que tiene una suerte de perros, y llevará una vida propia de perros, a veces con un perro al lado, en la calle, igual de tirados los dos. ¿Y no hay forma de cambiarlo? Para unos y para otros, alguna vez sí la hay.


David Muñoz recomendó este libro en su blog hace año y pico. Además, tuve la suerte de que nos lo recomendara en uno de sus talleres de ALMA, pero tardé en pillarlo gratis (tercera mano por lo menos, gracias a Bookmooch); y la primera vez no pude seguir el lenguaje. Es lo que tiene ser pobre, que si quieres leer gratis tienes que aprender idiomas.

No voy a ponerlo en circulación porque voy a regalárselo a Augen. Pero busquenlo, que en Bookmooch suelen aparecer copias.