sábado, noviembre 07, 2009

Ojalá, Y Griega

Yoani Sánchez ha sido torturada en La Habana.

Y tiene las santas trompas de Falopio de contarlo acto seguido en su blog.


Ojalá que la aurora no dé gritos que caigan en mi espalda.
Ojalá que tu nombre se le olvide a esa voz.
Ojalá las paredes no retengan tu ruido de camino cansado.
Ojalá que el deseo se vaya tras de ti,
a tu viejo gobierno de difuntos y flores.

(Silvio Rodríguez, 1969)

Manda cojones.


8 comentarios:

ZüberSanta dijo...

Y lo peor es que la penha no entiende que los que en Cuba se llevan las hostias son exactamente iguales a los que nos sabíamos "Mujeres", "Al final de este viaje" y demás zarandajas hasta dormidos, ni de que están defendiendo a los mismos pequenhoburgueses fascistoides que nos jodían la adolescencia a nosotros.
Pues que viva el Orgullo Gusano, cagüensandiós...

ZüberSanta dijo...

(Eso aparte de que un Ayyiyiyi vale toda la discografía sílvico-milanésica junta, pero eso lo aprende uno con la madurez sesuá y no es cuestión de adelantarles acontecimientos a algunos...)

Small Blue Thing dijo...

Perdón: ¿Ayyiyiyi?

ZüberSanta dijo...

Ay yiyiyi!

Fet dijo...

Sachete una vez fue ayyiyiyi.

Anónimo dijo...

Lo felicito por su comentario #160 en el blog de Yoani, se puede discrepar pero no agredir, y menos a una mujer indefensa, por unos GORILAS sin escrupulos, estoy de acuerdo con UD. le hacen un flaco servicio al socialismo, pero los Castros hace tiempo que mandaron el socialismo al infierno, ellos son omnipotentes dueños de la finca que se llama CUBA.

Small Blue Thing dijo...

Le agradezco la visita, pero no me felicite: era lo menos que podía hacer. Me entristecía la batalla en que se habían convertido los comentarios del post: no me importa qué clase de persona es Yoani Sánchez, si apoya a la oposición interna o a la de Miami, si es de derechas o de izquierdas. Me importará en otro momento, pero no en éste: lo que me toca, como socialista, es apoyarla y defenderla. Si no ¿qué clase de socialista sería yo?

Espero verle más a menudo por aquí.

barbaria dijo...

Que valiente