sábado, enero 09, 2010

Ahí les dao

Recién descubierto el blog Sic transit Gloria Mundi, me encuentro este cacho cita:

"¿Cuál podría ser hoy en día el acto verdaderamente radical en términos ético políticos en oriente Próximo? Para israelíes y árabes sería la renuncia (política) al control de Jerusalén, aprobar su transformación en un enclave extraestatal de culto religioso controlado (temporalmente) por alguna fuerza neutral internacional.

Lo que ambos deberían aceptar es que renunciando a su control político, no están renunciando a nada, sino que están obteniendo la conversión de Jerusalén en un lugar sagrado auténtico, ajeno a lo político. Lo que podrían perder es precisamente lo que merece la pena ser perdido: la reducción de la religión a una baza más del juego del poder político."

(Zizek, Sobre la violencia)


10 comentarios:

Grénmabar dijo...

Wow, alucinante.

Jamás mejor expresado.

mar dijo...

No se dan cuenta de que se estan matando en el nombre de Dios.

No se como he llegado hasta aqui, pero acabo de empezar en este mundo bloguero, y me quedo contigo.

Un Saludo!!

Paolo2000 dijo...

El escenario de Zizek para mí desgraciadamente se encuentra en la esfera de la utopía.

Israel parece incapaz de renunciar a nada que no sea una política de fuerza por muchas razones la mayoría de consumo interno. Imagino que Orwell tendría algo que decir sobre esa política ultra agresiva de guerra permamente que lleva Israel (Quizás también podría decir algo de las actitudes de ciertas facciones palestinas...)

Lo que yo ya no tengo tan claro es que la religión tenga ya mucho que ver en este conflicto ( A ver no estoy TAN ciego pero dudo que se la base sea exclusivamente y esencialmente religiosa sino por una muy compleja correlación de factores históricos, identitarios, etc...)

Small Blue Thing dijo...

Hola mar, gracias por visitar y bienvenida.

Sin embargo, debo discrepar: Israel aplica una política militarista con todas las minorías raciales (drusos, judíos semitas, los primeros expulsados) pero también ideológicas: comunistas, pacifistas. Sus políticas raciales son pestilentes incluso con población de confesión judía: etíopes, o como acabo de decir, los Kalumi, esos judíos a los que expulsaron de su tierra con los primeros kibutzim... muchos de los cuales se unieron a la población judía autóctona de un país cercano: Irán.

Jerusalem es capital espiritual, pero no tanto religiosa: los hashidim no la aceptarían como capital, por ejemplo. Y los sefardíes de Marruecos, Libia, Egipto, Croacia, Argelia o Italia tampoco. Es más, no les haría ninguna gracia.

Respondiendo en la línea de paolo2000 (hola también, muy agradecida por la visita), creo que determinadas políticas de fuerza responden a la falta de identidad. Israel no existe en el imaginario judío, no como Estado, quiero decir. Sí existía en la comunidad ashkenazi, porque su origen tenía una identidad de Estado, pero estaba en Ucrania. Que la mayoría de los sionistas tengan origen ashkenazi, desde su nacimiento hasta hoy, no es una casualidad. Lo cual, por supuesto, no quiere decir que los sefardíes piensen en bloque respecto de Israel.

¿Qué ocurre con Palestina? Otro tanto: los palestinos pueden tener una idea arraigada de comunidad, pero no de Estado. Su movimiento nacionalista es un movimiento de reacción. Por eso la reivindicación de Jerusalem. Lo que me atrevería a matizar es que no pueden hacer otra cosa, cuando su situación jurídica es de inmigrantes ilegales en sus propios pueblos de forma permanente.

Solemos identificar a los palestinos con el Islam: no es cierto, son poco más del 50% y viven en la Franja de Gaza y Jerusalem, mientras que los cisjordanos son de mayoría cristiana. Y eso es un error, como situar a Hamás únicamente en Gaza: tiene votantes (y miembros) drusos, coptos, armenios, y ortodoxos.

Este, así en rápido, es uno de mis argumentos principales para no querer la división en dos Estados (y debo de ser la única musulmana española que piensa de forma semejante): la independencia, hoy, para Palestina, sería un suicidio. Un genocidio subcontratado. Sin tierras fértiles, sin caminos entre franjas, sin fronteras definidas, sin pozos de agua, con la mitad de la población analfabeta, con los intelectuales muertos, encarcelados o emigrados, y con los dos partidos políticos mayoritarios a punto de empezar una guerra civil (en la que los vecinos intervienen de forma ilegal, flagrante y vergonzosa) ¿quién construye Estado?

Paolo2000 dijo...

Si se me permite la licencia, Allah le bendiga por este parrafo:

"Este, así en rápido, es uno de mis argumentos principales para no querer la división en dos Estados (y debo de ser la única musulmana española que piensa de forma semejante): la independencia, hoy, para Palestina, sería un suicidio. Un genocidio subcontratado. Sin tierras fértiles, sin caminos entre franjas, sin fronteras definidas, sin pozos de agua, con la mitad de la población analfabeta, con los intelectuales muertos, encarcelados o emigrados, y con los dos partidos políticos mayoritarios a punto de empezar una guerra civil (en la que los vecinos intervienen de forma ilegal, flagrante y vergonzosa) ¿quién construye Estado?"

Creo que usted da en la clave al mostrar lo futil de mucha de la resistencia a ultranza palestina obsesionados con una victoria simbólica que a nivel operativo sería un desastre.

Yo cuando mencionaba a Orwell queria subrayar esa necesidad de autojustificación que tanto los sionistas como los palestinos independentistas encuentran en su adversario. EL adversario alimenta su propia legitimacion y en medio quedan los miles de palestinos victimas de un regimen deshumanizador y unos judios en permanente movilización bélica . Una locura sin duda pero una locura que sustenta unas muy determinadas estructuras de poder.

Respecto a la comunidad judia, yo por razones laborales trabajo a diario con judios y ciertamente hablar homogeneamente de un judio sefardi de Marruecos y uno con origen Askehnazi de Rumania no tiene mucho sentido. Son todos hebreos, sí, pero vienen de trasfondos muy, muy distintos.

Sin embargo la mezcla de PostHolocausto, proyecto de Estado sionista y movilización militar desde el día de nacimiento de dicho estado ha creado una cultura unificadora de resistencia/supervivencia/fuerza que entiende cualquier concesión o atisbo de negociación o pacto como una claudicación. Cualquier judio que cuestione la política del Estado de Israel pasa a ser automáticamente un pusilánime, un self-hating jew, un arafat lover. etc... Esto sí que esta creando una especie de Cultura política que cómo se ha podido ver en las ultimas elecciones es ya la predominante...

(Esto entronca claramente con cierta cultura política MachoNeocon afín que establece la Fuerza y la Resolución como el único camino de la supervivencia y la victoria política...)

Small Blue Thing dijo...

Hombre, se agradece, me a poner usted colorada y todo.

Y ahora es cuando yo le digo que, en esta conversación, vienen judíos sionistas (o que no sabían que eran sionistas hasta que bombardearon Gaza y se sintieron atacados en su identidad) y te dicen eso de "pues que les den la independencia y que nos dejen en paz". En paz a ti que vives en Brooklyn, no te jode, y que tienes una ONG para que el club ciclista de Sderot pueda hacer no sé qué carrera que no puede porque si pasan por la Franja les llueven las piedras y algún misil [ejemplo verídico con página en Facebook y que recaudaba fondos el año pasado por estas fechas].

Hace unos años que vengo estudiando algo de judaica, a ratos y como buenamente puedo, porque mi familia por parte de padre es de origen sefardí, de los escondidos en Sanabria y Zamora. Era tremendo oír a mi abuela y a mis tías poner las cosas en alacenas diferentes "porque así había de ser", sin saber por qué había de serlo.

Me viene la cosa de antes de entrar al Islam: supongo que, igual que el Budismo Tibetano se quitó unas cuantas toneladas de polvo y caspa al arrasar entre los hippies y establecerse en sociedades nuevas, así le ha pasado al Islam (aunque generalizar así es injusto para los budistas y para los musulmanes).

Que esa es otra: encontrar libros de judaica es complicadísimo por culpa del conflicto. Menos mal que aquí en Córdoba están la sinagoga Averroes y la Casa Sefardí trabajando muy duro, porque si no, podría decir sin ponerme colorada que el judaísmo es una víctima sionista y quedarme tan ancha.

Vuelva cuando quiera: aquí soy menos tímida.

barbaria dijo...

Hay que ver lo que aprendo por aquí, gracias a los dos.

Small Blue Thing dijo...

Visita el blog de paolo2000 y verás lo que es bueno.

Paolo2000 dijo...

Pero que cosas dice...

Lordo dijo...

Que grande es Zizek, agudo y provocador, como a mí me gustan