sábado, abril 03, 2010

Mi vecino adolescente

Tengo un vecino adolescente que va de chulo por la vida. Resulta que es diabético y cree que ha de ser un ejemplo para todos los diabéticos. Hace una semana que está de gira con un grupo paneuropeo de adolescentes diabéticos.

Ayer, mientras yo estaba tranquilamente haciendo torrijas y, como buena maruja, tenía la puerta de casa abierta, el tontolaba de mi vecino adolescente diabético, que venía de fiesta tó borracho, y además venía con un grupo de adolescentes diabéticos, entre ellos varias chicas diabéticas de muy buen ver, ha intentado abrir mi casa con su llave porque se parecían. Él sabía que yo vivía allí, pero la cosa es que se ha intentado meter igualmente, argumentando que compré la casa al banco cuando deshauciaron a los diabéticos que vivían allí. Algo que yo desconocía, pero que me creo porque el presidente de la comunidad es un gilipollas fascista.

Así que le he roto las llaves, le he dado una paliza, le he dejado dos días incomunicado en el cuarto de los contadores y como es diabético sólo le he dado de comer pasteles.

Hay quien dice que podríamos decirles a los padres, que también son diabéticos, que podrían entrar en casa sin armar follón y pidiendo permiso, que seguro que el Presidente de la Comunidad se lo iba a negar, pero no se ganó Zamora en una hora, y menos armando follón. Y que todos los diabéticos tendrían que tener más paciencia, pero que bueno, al fin y al cabo estos chicos son muy jóvenes, y venían de fiesta, que es casi más preocupante que su propia condición de diabéticos.

Pero nada. Además voy a pedir a la Comunidad que le echen del bloque. Y como el diabético que vive en el bloque de enfrente abra la boca se va a cagar.

¡PORQUE ES QUE LO SUYO ES UNA PROVOCACIÓN!