jueves, mayo 06, 2010

Probando, probando

Parece que mañana Hastiado (no en su blog sino donde los Bloguionistas) volverá a hablar de pruebas de guión. Crean todo lo que diga. Y perdonen la frase retuerta pero tenía dos enlaces seguidos y había que arreglarlo.


El mes pasado hice dos pruebas. Conté sobre la primera en este post: me cogieron, y trabajé por primera vez en mesa de guionistas, en mi primera serie... hasta que falló el plazo, falló el financiador y falló una de las previsiones. Los productores tomaron la decisión más razonable: suspender el proyecto para no tener a nadie trabajando gratis ni crear expectativas. Cuando te pasa una cosa así, aunque te joda, al menos sabes que estás trabajando con gente seria.

La otra prueba me la pidieron a pesar de que habían cerrado el grupo de guionistas de la temporada. Sin embargo, el productor ejecutivo se enrolló lo bastante como para pedírmela, leersela, y decirme que le había gustado. Me pidió el curriculum y me aseguró que pasaba a la reserva de personal "en buena posición de salida". También jode un poco, no crean, porque en definitiva, sembrar significa esperar, por bien que pinte el sembrado.


No sé cómo enfocará Hastiado el post, pero algo que percibo entre compañeros es el miedo a presentarse y solicitar una prueba. Presentarse, quiero decir, con una mano delante y otra detrás, y esperar de alguien que te dedique el tiempo suficiente como para evaluar tu curriculum, pedirte la prueba, leerla y evaluarla entre varios cientos de guionistas que le pedirán lo mismo cada semana.

A mí también me pasa, pero vista la racha que llevo, y mientras no sepa qué va a ocurrir con los dos proyectos en los que he estado trabajando este año, sólo quedan dos remedios: continuar escribiendo para tener material que enseñar (como mínimo), y pedir. Si te hacen la prueba y no la pasas, como poco tienes unas cuantas páginas más escritas. Si la pasas, incluso si no te dan el trabajo, o la cosa se tuerce como me ha pasado a mí, añades a esas páginas un par de contactos prometedores.

Y si alguien te dice que no te puede o no quiere hacerte la prueba, pues tampoco pasa nada.


----
La semana pasada envié unas pruebas en español e inglés para un tercer proyecto, pero de ese no pienso contarles nada: me da una cosilla así como entre morbillo y vergüenza ajena que va a hacer de ese trabajo, si me lo dan, una experiencia inolvidable.




2 comentarios:

Fernando Hugo Rodrigo dijo...

Mi única prueba de guión fue hace bastante, y buf, qué mal.

Te mata cuando sólo te mandan un mail "decoroso" diciéndote lo de lo sentimos, etc, etc...

Y tú, pensándote que eres un desastre, y que esto no es lo tuyo, definitivamente (pensamiento que se repite un guionista unas 350.000 veces a lo largo de su vida)

Small Blue Thing dijo...

Bueno, sí, pero parte de nuestro trabajo consiste en recibir rechazos y adaptarte a ellos.

En mi experiencia, siendo mejor que te acepten algo a que te digan directamente que no, que luego se hayan torcido algunas cosas resultaba igual de agotador.

Y luego están los que directamente ni te contestan, claro.