martes, octubre 26, 2010

¿Se encuentra mal?

¿Deprimido, quizá?

¿Alguna enfermedad o lesión? ¿Un pie roto?

¿Los jefes no le hacen caso? ¿Las estrellas no le llaman?

¿Le han rechazado un proyecto dos veces de tres?


Busque más trabajo.

Pida más pruebas.

Llame a más gente.

Escríbase un corto. Dé la brasa a un amigo para que le ayude a levantarlo.

Mano de santo, oiga.

4 comentarios:

Fernando Hugo Rodrigo dijo...

Bueno, bueno, que eso de los amigos, ya se sabe; les pides un corto, y luego te coge un brazo.

Vaya, ahora soy yo el cínico.

Small Blue Thing dijo...

XDDDDDDDDDDDD

Ajenjo dijo...

Me temo que mi nivel actual de cabreo no ayude mucho :(

Small Blue Thing dijo...

¿Qué te pasa, corazón meu?