lunes, noviembre 22, 2010

¡Mein Führer, puedo andar!



Pues eso, que me han dado permiso para ir pisando, y después de una semana de dolor intenso ya juego a dos, una o ninguna muleta.

Que no les engañen: la fisioterapia D-U-E-L-E.

3 comentarios:

barbaria dijo...

Enhorabuena! Ya sabes, paso a paso y sin forzar.

Ajenjo dijo...

Con cuidado ahora ;) Un beso

Pequeño perdedor dijo...

¡Que se mejore usté! Yo hace un par de semanas tuve un desafortunado accidente parando una patada en un ejercicio, y ya vi las estrellas en tres dedos de mi mano, y eso que ni me hice esguince; no quiero ni imaginarme cómo sería en una pierna.