lunes, enero 16, 2012

Escaleta que te escaleta

Aquello que te dicen de "ten cuidado con lo que deseas"... pues tal cual.

En vísperas de Navidad entré en el proyecto AN 2012.



Como veis, esta webserie documental va describiendo el proceso de la película desde el minuto cero de la preproducción. Un making off de verdad, en el que inshaAllah estaré escribiendo a partir del episodio 11, primero de una segunda temporada.

¿Y por qué temporada, siendo una webserie? En este caso, las temporadas son tandas de 12 o 13 episodios con unidad temática: la primera presentaba al equipo, la segunda acompañará la consolidación de éste y el desarrollo del proyecto; y así sucesivamente, hasta el estreno por lo menos.

Volviendo a la primera frase de este post, muy contenta estaba yo porque había tirado por primera vez todo un mapa de tramas, y escaletado en documental. Como trabajamos en directo, ya voy por la segunda versión del mapa de tramas y del avance de temporada que se estrenará iA el cinco de febrero. Ahora llevo cuatro días enfangada en la escaleta del primer episodio de la temporada, a la vez de todas las reescrituras. Porque tengo plazos que cumplir, responder ante el director del proyecto, el productor ejecutivo de la serie, y la coordinadora de edición.

Y, por primera vez en dos años, me siento retada, pero no cuestionada. Todo el año 2011 que este blog ha estado en barbecho he asistido al aborto de proyectos en gestación, a condiciones peor que leoninas y a reinterprataciones del latiguillo "no encajas en el perfil", que han significado, por orden, "el contrato no contemplaba que registraras el guión en Prop. Intelectual", "pedir un contrato de confidencialidad es demasiado", o "es que me he cansado y no voy a terminar de montar la obra, pero si quieres terminarlo tú con un amigo, te mando el material rodado por SEUR" (esto último ha pasado).

En cambio, en el mes que llevo metida en esto, estoy encontrándome con personas que trabajan. Y su trabajo depende de que yo termine el mío. Así que de momento os voy a ir dejando que no llego ni a la noche con la escaleta.

4 comentarios:

Pipa dijo...

¡Un comienzo emocionante! Que disfrutes mucho de esta experiencia.

Y si necesitáis a alguien para llevar el botijo...

Anónimo dijo...

Mientras tú y yo estamos de vacaciones, la lista de mártires cristianos no ha dejado de crecer.

Me había propuesto no interrumpir tu descanso pero la persecución se torna cada vez más sangrienta en este verano y algo hemos de hacer.

Te cuento las tres historias más dolorosas que hemos conocido estos días y luego te propongo lo que tú y yo podemos hacer para ayudar a los cristianos perseguidos y martirizados.

Rimsha Masih tiene11 años. Vive en Pakistán. Es cristiana. Padece el síndrome de Down. Alguien la acusó de blasfemias contra el islam. Dijeron que para cocinar, encendió el fuego de su casa con unas páginas de un libro para aprender árabe y Corán. No la acusaban de haber quemado el Corán. Ni siquiera está probado que esta niña con síndrome de Down hubiera quemado nada. Pero la vida de los cristianos en Pakistán es así.

En aquel país está prohibido detener a menores de edad. Así que los jueces decretaron que Rimsha no tiene 11 años sino 16. Y a continuación la detuvieron. Desde el 16 de agosto está encerrada.

Un imán empezó a arengar a los suyos y a exigir que se quemara a la niña. El resultado de su campaña de persecución a los cristianos fue que quemaron una iglesia y varias viviendas de cristianos. Las familias cristianas están huyendo de la zona. La de Rimsha se ha tenido que esconder.

Tu mes de agosto y el mío habrán sido más o menos parecidos. Tal vez descanso, quizá vacaciones, estar más con la familia, dedicarnos a las cosas que el resto del año hemos de aparcar por falta de tiempo.

El mes de agosto de la pequeña Rimsha está rodeado de los fanáticos en cuyas manos está, gente con ganas de quemarla viva. Y el mes de agosto de Asia Bibi está en el corredor de la muerte, donde sigue y donde también se encuentra en manos de gente con deseos de sangre.

En las últimas horas ha surgido otra noticia alarmante: la historia de Sunil. 14 años. Huérfano. Cristiano. Vivía en Pakistán, en el seno de una familia que lo había adoptado. Salió de su casa a comprar una camiseta y no regresó. Dos días después apareció su cadáver. Le rociaron la cara con ácido. Le arrancaron los brazos y las piernas. Las 23 puñaladas sirvieron para vaciar sus entrañas.

En el momento en que te escribo no está claro que este sea un crimen por motivos religiosos. Las noticias que me llegan no son concluyentes. Pero lo que sí es concluyente es que tras el horrible asesinato de Sunil, los cristianos paquistaníes se han lanzado a las calles de Faisalabad, la localidad del chiquillo, para clamar justicia.

Pakistán se está convirtiendo en tierra de mártires: el ministro de Minorías Shahbaz Bhatti, Asia Bibi, Rimsha, tal vez Sunil. Y cientos de cristianos cuyos nombres desconocemos y que ya han entregado sus vidas en defensa de la fe.

Anónimo dijo...

Éste era un blog maravilloso que había seguido durante muchos años. Es una pena que ahora esté muerto. ¿No lo vas a resucitar?

Anónimo dijo...

Seria la caña que alguien se molestara en ir a hacer algún documental para ayudar a dar difusión a esta pobre gente.

http://www.youtube.com/watch?v=orV2lW0UCbo